Obama declara la 'guerra' a Fox News

El presidente no concederá entrevistas a la cadena conservadora hasta el año 2010

Una guerra abierta contra la cadena conservadora estadounidense Fox News es lo que ha comenzado a hacer la Casa Blanca desde hace algunos días. La primera en iniciar con esta disputa pública entre un medio de comunicación y el Gobierno ha sido la directora de Comunicaciones de la Casa Blanca, Anita Dunn, quien hace diez días aseguró en una entrevista con la cadena CNN que Fox News actuaba como "el departamento de investigación del Partido Republicano".

"Fox News selecciona sus temas de discusión, los transmiten, toman posición y eso está bien. Pero no podemos pretender que sea una cadena de noticias de la misma manera que CNN lo es", ha dicho Dunn. Las declaraciones de la directora de Comunicación de la Casa Blanca se hacen luego de que algunos de los comentaristas de Fox News, como Glenn Beck, llamaron al presidente estadounidense, Barack Obama, "racista". Al respecto, el vicepresidente de Fox News ha respondido que "es sorprendente que la Casa Blanca no pueda distinguir entre noticias y programas de opinión".

Hace poco, la Casa Blanca ha comenzado a usar su blog para lanzar ataques directos contra lo que ellos llaman Fox Lies (Fox Mentiras). "No es una guerra ideológica", ha reconocido la directora de Comunicaciones de la Casa Blanca. "Quiero decir, hay muchos comentadores que son conservadores, liberales, centristas, y todo el mundo entiende eso", ha agregado. Nia Malika Henderson, la corresponsal de la Casa Blanca para el periódico Politico, ha cuestionado esta ofensiva contra la cadena Fox.

Por su parte, Fox News ha informado que la Casa Blanca no le otorgará entrevistas hasta al menos el año 2010. "Lo que diré es que si Obama va a Fox, él entenderá que no acude a una cadena de noticias. Va a un debate de oposición y está bien. A él no le importa eso", ha dicho Dunn a la CNN.

El mes pasado, Obama concedió entrevistas a cinco canales de televisión para hablar sobre la reforma sanitaria y dejó fuera a Fox. Esta semana, en una comparecencia de funcionarios ante las cadenas de televisión estadounidenses para explicar la posición del Gobierno en asuntos como Afganistán, nuevamente, la conservadora cadena quedó excluida.

Aunque no es nuevo que un Gobierno trate de influir en los medios, la pelea ha recibido una amplia cobertura en los medio estadounidenses. Para los especialistas, esta disputa en el fondo beneficia a ambas partes. Según el New York Daily News, Fox ha visto un aumento en su audiencia desde que comenzó la disputa. Mientas, la Administración Obama "se anota puntos ante sus simpatizantes progresistas".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Barack Obama.
Barack Obama.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS