Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El partido progubernamental Rusia Unida arrasa en las elecciones municipales y regionales

La formación que lidera el primer ministro obtiene el 80% de los votos en las municipales y el 77% en las regionales

Las elecciones celebradas el domingo en casi toda Rusia -75 de 83 regiones- demuestra, según el Gobierno, que a pesar de la crisis económica la población apoya la gestión de sus dirigentes. El partido Rusia Unida, del que el primer ministro Vladímir Putin es líder, obtuvo cerca del 80% de los votos en las municipales y el 77% en las regionales. Verdad es que según la oposición, no hubo elecciones sino una farsa. Solidárnost, el movimiento opositor radical, no logró inscribir a ni uno solo de sus candidatos, bajo el pretexto de que las firmas recolectadas de acuerdo a la exigencia de la ley electoral para poder participar eran falsas. Tampoco pudo competir el liberal Mijaíl Kasiánov, que fue jefe de Gobierno bajo el primer mandato presidencial de Putin, quien llamó al boicoteo de los comicios.

Claro que la baja participación -oficialmente de un 35,5% aunque en algunas partes, como en Moscú, fue mucho menor- no es algo que preocupe al Kremlin, ya que fue derogado el artículo que exigía una cuota mínima de votantes para reconocer las elecciones como válidas. También durante la reforma de las leyes electorales se eliminó la posibilidad de votar contra todos que antes existía.

Los comicios más importantes indudablemente eran los del Legislativo de Moscú -ciudad que tiene estatus federal- y los municipales en Chechenia e Ingushetia, por ser los primeros de este tipo que se celebran en esas regiones caucásicas que desde la desaparición de la Unión Soviética han estado marcadas por la violencia guerrillera y fundamentalista.

Sólo comunistas y Putin

En Moscú el resultado oficial de Rusia Unida fue también contundente: más de un 66,26%. Sólo este partido y el Comunista -que obtuvo cerca del 13%- lograron pasar la barrera legal del 7% necesaria para poder tener representación, lo que ha reducido aún más el espectro político en la capital, ya que el liberal Yábloko se ha quedado esta vez fuera de la asamblea moscovita.

Todos los partidos que compitieron en estos comicios, a excepción naturalmente de Rusia Unida, han denunciado serias irreguralidades. Incluso un hombre cercano al Kremlin como Seguéi Mirónov -presidente del Senado y líder del partido Rusia Justa que llega esta noche a Madrid- insinúa que ha habido fraude y habla de un recuento "no democrático" de los votos. "Teníamos datos de encuestas a pie de urna y las cifras en ellas son completamente distintas [a las oficiales]. De ahí que los resultados de las elecciones a la Duma de Moscú nos planteen serias dudas", declaró Mirónov.