Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Costa Rica condena al ex presidente Calderón a cinco años de cárcel por corrupción

El ex mandatario recurrirá la sentencia porque "no hay pruebas" del cobro de comisiones ilegales

Cinco años después de que estallara el escándalo y tras diez meses de juicio por corrupción, un tribunal de Costa Rica ha condenado a prisión, por primera vez en la historia del país, a un ex presidente: Rafael Angel Calderón Fournier.

En uno de los casos judiciales más sonados y complejos de los que se tenga memoria en este país, el tribunal ha sentencido a cinco años de prisión a Calderón por dos delitos de peculado (desvío de fondos públicos), relacionados con un reparto de 8 millones de dólares en comisiones de un préstamo estatal.

Los magistrados afirmaron que Calderón y otros imputados conocían que las comisiones eran fondos públicos, por lo que incurrieron en peculado en perjuicio del Estado y de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), en el adelanto de una sentencia que será leída completamente por el tribunal el próximo 3 de noviembre. A partir de ahí las partes tendrán 15 días hábiles para estudiarla y apelar el fallo.

Calderón: "No hay pruebas"

Calderón, que gobernó el país de 1990 a 1994, ha afirmado después de escuchar la sentencia que "no hay pruebas" para que lo condenaran y ha adelantado que presentará un recurso ante la Corte Suprema de Justicia. Al mismo tiempo, ha anunciado que abandona la candidatura presidencial por el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) para las elecciones de febrero próximo, pues no se siente con "autoridad moral" para pedirle votos al electorado.

En las afueras de los tribunales, bajo una fuerte lluvia, decenas de seguidores del ex presidente, ataviados con los colores rojo y azul del PUSC, gritaban consignas en favor de Calderón y de su "inocencia".

Este caso se relaciona con el reparto de 8 millones de dólares en comisiones de un préstamo de 39,5 millones de dólares que la CCSS suscribió con Finlandia en 2002 para la compra de equipo médico a una empresa de esa nación.

La acusación de la Fiscalía indicaba que Calderón y los otros siete imputados idearon un "plan delictivo" para garantizar la compra de los equipos finlandeses y sacar provecho del préstamo. Según la acusación de la Fiscalía, el ex presidente recibió en una cuenta bancaria de Panamá una comisión de 520.000 dólares provenientes del crédito, tras mover influencias para la aprobación del crédito en la Asamblea Legislativa.

Junto a Calderón fue condenado por los mismos delitos y con la misma pena Eliseo Vargas, ex presidente de la CCSS, quien además fue inhabilitado durante seis años para aspirar a cualquier cargo público o de elección popular.

A cuatro años de cárcel fue condenado Walter Reiche, ex presidente de la Corporación Fischel, representante en Costa Rica de la firma finlandesa Instrumentarium Medko Medical, que vendió los equipos médicos a la CCSS.

El juicio, calificado como de "trámite complejo", se inició en noviembre de 2008, cuatro años después de que estallara el escándalo en la prensa; concluyó en septiembre de 2009 y la lectura de la sentencia se efectuó hoy, luego de un proceso en el que participaron casi 200 testigos. Los otros condenados son el ex gerente de modernización de la CCSS, Juan Carlos Sánchez; el ex directivo de la CCSS, Gerardo Bolaños y el ex gerente general de Fischel, Marvin Barrantes, quienes recibieron penas de 3 años y seis meses de cárcel.