Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contundente victoria socialista fuerza la dimisión de Karamanlis

El actual primer ministro abandona la dirección de Nueva Democracia tras conocerse la mayoría absoluta del Pasok de Yorgos Papandreu en las legislativas de este domingo

El primer ministro griego, Kostas Karamanlis, ha anunciado su dimisión al frente del partido Nueva Democracia (conservador) tras reconocer su responsabilidad en la contundente derrota de su formación frente a los socialistas en las legislativas celebradas este domingo. Con el 80% de los votos escrutados, el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) aparece como claro vencedor de estos comicios al obtener un 43,9% de los sufragios, una mayoría que le devuelve al poder después de seis años en la oposición y de haber perdido dos elecciones generales, además de colocar de nuevo a un miembro de la dinastía Papandreu al poder.

Tras conocer los datos de su victoria, el líder del Pasok y futuro primer ministro, Yorgos Papandreu, hijo y y nieto de los ex primeros ministros Andreas y Yorgos, apeló a la unidad de sus ciudadanos para cambiar el rumbo de Grecia. "Estamos aquí unidos ante la gran responsabilidad que yo asumo personalmente para que cambie el rumbo del país hacia un espacio respetuoso de la ley, del medio ambiente y el progreso", dijo ante la sede del Pasok en Atenas. No obstante, reconoció que "el camino no será fácil" y afirmó querer ser "sincero con el pueblo para resolver juntos los problemas". "No quiero tolerancia sino participación, porque (el futuro del país) es cosa de todos y tengo fe en la capacidad de todas esas fuerzas que hasta ahora estaban reprimidas por la corrupción y el despilfarro", añadió.

Poco antes, en el Palacio de Congresos, Karamanlis anunciaba su renuncia. "Asumo la responsabilidad de la derrota como la única salida honorable y doy los pasos necesarios para la elección de un nuevo líder en un congreso extraordinario que se celebrará dentro de un mes en el que no seré candidato", dijo ante sus seguidores poco después de llamar por teléfono a Papandreu para felicitarle. "Me quedaré en la lucha a favor del partido y apoyaré sus decisiones y al líder que surgirá del proceso democrático y me quedaré en la primera línea para servir los intereses nacionales", agregó, tras subrayar que su proyecto era el único válido para la recuperación económica, pese a ser rechazado en las urnas. Karamanlis ha liderado Nueva Democracia desde 1997, cuando su predecesor, Miltiades Evert, fue derrotado ante el Pasok.

Según el recuento oficial ofrecido por el Ministerio de Interior griego a través de su página web, el Pasok obtiene la mayoría absoluta con 160 de los 300 escaños del Parlamento, mientras que Nueva Democracia se queda con 93 representantes. Junto a las dos fuerzas principales estarán otros tres partidos en la cámara: la formación comunista KKE (con 20 escaños), la ultraderechista Alerta Popular Ortodoxa (15 escaños) y la coalición de izquierdas Syriza (12 escaños).

Campaña centrada en la economía

La clara victoria socialista sucede tras dos mandatos conservadores desde 2004, caracterizados por un clima político plagado de escándalos, corrupción y protestas callejeras, además de una inepta gestión del Gobierno en la extinción de los incendios forestales de 2007. Los resultados oficiales han venido a confirmar todos los sondeos realizados en los últimos días, en los que Papandreu aparecía como claro favorito con una campaña centrada en la mala gestión de la crisis económica realizada por el equipo de Karamanlis (el Fondo Monetario Internacional pronostica la entrada en recesión de Grecia a partir de finales de año).

Los socialistas intentaron contrastar esta mala gestión con un mensaje de esperanza, al que volvió a apelar el candidato socialista este mismo domingo. "Estoy seguro de que juntos cambiaremos Grecia", afirmó Papandreu en su colegio electoral. Por su parte, Karamanlis optó también por un tono optimista con respecto al resultado de los comicios tras votar en la ciudad de Tesalónica. "Confiamos en el buen juicio del pueblo griego (...). La victoria está en nuestras manos", dijo. "Hoy es el día en que decidiremos si salimos de la crisis con una política difícil pero que da la garantía de un despegue del desarrollo hacia 2011", declaró, apelando precisamente a la gestión de la crisis.

A estas elecciones se presentaron 23 formaciones políticas. El sufragio es obligatorio para los ciudadanos griegos a partir de los 18 años que estén registrados para votar en los municipios del Estado y no se les haya negado el derecho a acudir a las urnas.