Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El desafío nuclear iraní

Irán responde a las advertencias de Occidente con ejercicios militares "defensivos"

Un clérigo próximo al ayatolá Jamenei dice que la nueva planta nuclear estará operativa "en breve" y "cegará" a los enemigos de Teherán.- Obama, Sarkozy y Brown amenazaron con represalias

Irán realizará este domingo ejercicios militares "defensivos". Ese ha sido el anuncio hecho público este sábado por la Guardia Revolucionaria. Según el comunicado de la misma, la sección aérea del cuerpo de élite del Ejército iraní, hará pruebas de tiro para "mantener y mejorar las capacidades defensivas de las Fuerzas Armadas". Los simulacros de batalla podrían prolongarse varios días.

El anuncio es, de momento, la última respuesta del régimen de los ayatolás a la amenaza lanzada el viernes desde Occidente. Tras descubrirse que Irán construye una segunda planta nuclear secreta, los presidentes de EE UU y Francia, Barack Obama y Nicolas Sarkozy, y el primer ministro británico, Gordon Brown, escenificaron en Pittsburgh (EE UU) una comparecencia conjunta en la que advirtieron a Teherán que sufrirá duras represalias si no acepta la inspección de sus instalaciones nucleares.

Pero el aviso de los ejercicios militares no ha sido la única respuesta desafiante que han hallado las palabras de Obama, Sarkozy y Brown. Horas antes, el clérigo Mohamad Mohammadi Golpayegani, ha dicho que la planta nuclear secreta estará construida "pronto" y que simbolizará "la cima del poder de Irán". "La nueva planta estará operativa en breve y cegará a nuestros enemigos", ha señalado Golpayegani, jefe de la oficina del líder supremo de la Revolución, el ayatolá Alí Jamenei.

Más conciliador, el jefe de la Organización Iraní para la Energía Atómica, Alí Akbar Salehi, ha indicado que la planta que se está construyendo estará bajo supervisión del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), en declaraciones recogidas por diversos medios. Este requisito es la principal exigencia que las potencias occidentales, que pretenden la inspección internacional para verificar que el plan nuclear iraní, tal y como sostiene Teherán, solo tiene fines energéticos y no militares. Irán tendrá que convencer de que así será a Washington, París y Londres antes del próximo día 1, fecha de la reunión entre ambas partes en Ginebra (Suiza) que Occidente ha puesto como límite a su ultimátum.