Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El centroizquierda logra mantener el poder en Noruega

Será la primera vez desde 1993 que un Gobierno es reelegido

Los noruegos decidieron ayer en las urnas renovar su compromiso con uno de los modelos del Estado del bienestar más avanzados del mundo. Con el 95% de los votos escrutados, el Ministerio de Gobiernos locales y regionales indicó que la coalición que dirige el país ?formada por Laboristas, Izquierda Socialista y Partido del Centro? lograba hacerse con 86 escaños de los 169 del Parlamento, uno menos de los que tiene actualmente. La coalición de centro-izquierda ha gobernado Noruega durante los últimos cuatro años. Aunque los datos aún no son oficiales y el margen de victoria es muy estrecho, el ministerio indicó que la oposición conservadora y centrista obtiene 83 escaños. Será la primera vez desde 1993 que un Gobierno noruego gana las elecciones.

Unos 3,4 millones de noruegos estaban llamados a votar. Según las encuestas, el clima dominante era muy incierto. Los electores estaban divididos entre el apoyo a la actual coalición gobernante, que lidera el primer ministro Jens Stoltenberg, y el populista Partido del Progreso, que se anotaba un avance significativo. En la batalla política se dirimía si el país, el quinto exportador mundial de petróleo, abre nuevas áreas de exploración de crudo en el Ártico y en qué se gastará el dinero procedente de los ingresos del petróleo. También está sobre la mesa el posible ingreso en la UE.

"Normalmente, en este país los Gobiernos pierden las elecciones, pero nosotros estamos a punto de ganarlas", afirmó el primer ministro laborista tras votar. Los analistas consideran que la principal ventaja de Stoltenberg es su gestión de la crisis económica. Su equipo ha echado mano del multimillonario fondo petrolero para hacer frente a la recesión y está previsto que la economía retome la senda del crecimiento en 2010.

La líder conservadora Erna Solberg, que se muestra a sí misma como una especie de Margaret Thatcher, quería revisar el Estado de bienestar y endurecer la política de inmigración.