Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fidel Castro se reúne con el 'número dos' del partido comunista chino

El líder cubano se entrevista también con el presidente de la Asamblea General de la ONU

El ex presidente cubano Fidel Castro recibió ayer durante dos horas al líder de la Asamblea Nacional de China, Wu Bangguo, también número dos del Partido Comunista de su país, de visita en la isla y con quien dialogó sobre "temas de mutuo interés", según afirmó la televisión estatal.

"En un ambiente cordial y fraterno, se efectuó en la mañana de hoy [ayer] jueves un encuentro entre el compañero Fidel y Wu Bangguo, miembro del Comité Permanente del Buró Político del Partido Comunista de China", apuntó el breve comunicado. Castro y Bangguo charlaron sobre aspectos de la actualidad internacional como la crisis financiera global o el cambio climático.

El dirigente chino concluyó ayer una visita oficial a Cuba en la que también se entrevistó con el mandatario cubano, Raúl Castro, y firmó varios acuerdos económicos. Entre ellos destaca un préstamo a La Habana para adquirir buques de carga y modernizar sus puertos. No obstante, ninguna de las partes implicadas reveló la cuantía de los créditos.

Castro, de 83 años, ha incrementado su presencia en los medios de comunicación tras las sucesivas reuniones mantenidas en las últimas semanas y la aparición de un vídeo grabado durante una reunión con estudiantes venezolanos. De esta forma, trata de tirar por tierra las especulaciones acerca de su delicado estado de salud.

Precisamente a este punto se refirió el presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, el nicaragüense Miguel D'Escoto, quien también se reunió ayer con el ex mandatario cubano. D'Escoto destacó la "excelente salud

física, espiritual y anímica" de Castro. "Dios ha escuchado las oraciones de todos los revolucionarios del mundo: tendremos Fidel por mucho tiempo", afirmó, en declaraciones a Prensa Latina.

D'Escoto llegó el martes a Cuba para una visita de cinco días que comenzó con una reunión con familiares de cinco agentes cubanos presos en Estados Unidos por espionaje. El político sandinista pidió al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que libere a los agentes, asumiendo el argumento del Gobierno de Cuba de que él puede ordenarlo sin recurrir a ningún tribunal, para demostrar que quiere cambiar las relaciones con la isla.