Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Movilización campesina en Paraguay para exigir la renovación del Supremo y contra el Congreso

Grupos afines al presidente Lugo han iniciado una protesta de cinco días con manifestaciones en Asunción y en 11 departamentos

Grupos campesinos y movimientos de izquierdas afines al presidente de Paraguay, Fernando Lugo, comenzaron hoy una protesta de cinco días para exigir la renovación de la Corte Suprema y repudiar la gestión del Congreso, con manifestaciones convocadas en Asunción y en 11 de los 17 departamentos provinciales del país. Según las primeras informaciones de los medios locales sobre el curso del primer día de movilización, que coincide con un viaje de Lugo a Ecuador para asistir a la cumbre de Unasur, se observa una escasa participación inicial en las manifestaciones convocadas en Asunción y en once de los 17 departamentos provinciales del país.

El ministro de Interior, Rafael Filizzola, del socialdemócrata Partido Democrático Progresista (PDP), dijo que durante las primeras horas de movilizaciones no hubo incidentes, ni siquiera en el departamento de San Pedro, donde son muy activas las organizaciones de campesinos sin tierra. En esa región, una de las más pobres del país y en donde el ahora mandatario paraguayo fue durante una década obispo católico, había 18 puntos de concentración de grupos de campesinos, detalló el dirigente Elvio Benítez, uno de los coordinadores de la movilización. También hubo pequeñas concentraciones en los departamentos de Alto Paraná, Caaguazú, Canindeyú, Caazapá, Concepción, Guairá, Itapúa, Misiones, Ñeembucú y Paraguarí.

La movilización en Asunción reunió a centenares de seguidores de grupos de izquierdas integrantes de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), coalición que llevó a Lugo al poder en los comicios del 20 de abril de 2008 y puso fin a 61 años de Gobierno del Partido Colorado. La protesta concluirá el día 14, un día antes de que se cumpla el primer año de mandato de Lugo. El ministro del Interior, cuya renuncia exigen los grupos convocantes, afirmó que los más de 4.000 policías desplegados por el país no permitirán alteraciones del orden público, como el corte de carreteras.

Una de las principales reivindicaciones de la protesta es la renovación de la Corte Suprema de Justicia, cuya composición procede de la anterior etapa de Gobierno, del Partido Colorado. Esa propuesta formó parte del programa de campaña de Lugo, pero el cambio de los miembros del Supremo sólo puede darse mediante un juicio político promovido por el Congreso o por la propia renuncia de sus integrantes.

Los manifestantes también repudian la gestión del Parlamento, porque consideran que representa a la derecha y exigen que se lleve a cabo una consulta popular para evaluar el trabajo de los congresistas. Esta exigencia ha sido duramente criticada por los principales partidos con representación parlamentaria, quienes acusan al propio presidente Lugo de alentar esa iniciativa precisamente porque el oficialismo está en minoría en ambas cámaras.

El oficialismo cuenta con el respaldo de una parte del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), de centroderecha y la segunda fuerza política del país, en el Congreso. Además, tiene el apoyo de los grupos minoritarios de izquierdas Movimiento Popular Tekojoja (dos parlamentarios) y de los partido País Solidario (PPS, un senador), PDP (un senador y un diputado) y del Movimiento Al Socialismo (P-MAS), este último extraparlamentario, al que pertenece el ministro de Emergencia Nacional, Camilo Soares.