Argentina abre la vía para procesar a militares por torturas en las Malvinas

El Centro de ex Combatientes Islas Malvinas expresa su satisfacción por el fallo

Los oficiales del ejército argentino durante la dictadura militar no supieron combatir en una guerra contra Gran Bretaña que habían provocado ellos mismos (las islas Malvinas), pero los que habían sido bien entrenados en la tortura, sí supieron maltratar a sus propios soldados. La Cámara Federal de Comodoro Rivadavia ha confirmado esta semana el fallo de una jueza de primera instancia que considera que los más de 80 casos denunciados son delitos de lesa humanidad, lo que quiere decir que no han prescrito y deben ser investigados.

Casi inmediatamente después de la derrota en las Malvinas (la guerra duró del 2 de abril al 20 de junio de 1982) se empezaron a conocer los primeros casos de oficiales y suboficiales que habían golpeado a soldados, les habían abandonado en el hielo o les habían sometido a toda clase de sevicias o tratos crueles.

Más información

Las sucesivas peripecias que siguió el procesamiento de los generales de la Junta Militar y de otros altos oficiales implicados en la desaparición de casi 30.000 argentinos hizo que el caso de los soldados maltratados fuera pasando más inadvertido, hasta que en abril de 2007 una jueza de Río Grande (zona a la que, según la Constitución argentina, pertenecen las Islas Malvinas) decidió aceptar la denuncia presentada inicialmente por una veintena de ex soldados. Según el diario Clarín hoy hay más de cien denuncias presentadas también en Chaco, Santa Fe y en la provincia de Buenos Aires. La decisión de la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia considerando que se trata de delitos que no pueden prescribir abre la puerta a una causa más grande, que puede terminar implicando a más de 70 oficiales y suboficiales a los que se juzgaría por malos tratos, torturas y crímenes de guerra.

Una de las prácticas realizadas por algunos oficiales consistía en estaquear a los reclutas débiles o rebeldes, lo que significa atarles a estacas y mantenerles así durante horas.

La gran mayoría de los soldados argentinos fueron enviados a combatir sin tener equipos adecuados para el intenso frío de la zona ni los abastecimientos necesarios para enfrentarse a las fuerzas expedicionarias británicas, altamente cualificadas, en un caso de extrema incompetencia militar que ayudó, finalmente, a acabar con la dictadura.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción