Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El roble de la discordia

Un árbol donado por Hitler en 1942 divide a los ciudadanos de la localidad polaca de Jaslo

Jaslo, una pequeña localidad situada en el sureste de Polonia, se encuentra dividida. ¿El motivo? Un roble de más de diez metros que donó Adolf Hitler a la ciudad hace más de medio siglo y que en breve será talado por el Ayuntamiento de este municipio. La decisión, anunciada esta mañana, ha suscitado una gran controversia entre los habitantes del municipio. Los planes del consistorio pasan por acabar con el roble para construir una rotonda, descongestionar el trafico y, de paso, eliminar un molesto recuerdo de la ocupación nazi y la II Guerra Mundial. Un conflicto que arrasó Jaslo.

Sin embargo, algunos ciudadanos ya han mostrado su oposición a este plan, especialmente desde que Kazimierz Polak, uno de los vecinos que fue testigo de cómo los soldados nazis plantaban en 1942 el por entonces escuálido arbolito, se ha erigido en defensa del roble. En declaraciones a la cadena de televisión TVN24, Polak pidió a las autoridades municipales que respeten el árbol, al que considera una "atracción turística", restando importancia al hecho de que sea un regalo de Adolf Hitler.

En abril de 1942, el líder nazi ordenó traerlo desde su ciudad natal, Braunau (Austria), como obsequio con motivo de su cumpleaños y primer paso para la germanización de esta localidad polaca, ocupada en aquel momento por las tropas alemanas. Hoy, la ciudad está divida entre quienes defienden la permanencia de este monumento a la memoria histórica y los que piden que se tale el roble y con él todo el simbolismo que arrastra. Otros ciudadanos simplemente se preguntan si tiene sentido abrir este debate ahora, después de que durante casi 45 años de comunismo y 20 de democracia nadie haya planteado jamás la necesidad de acabar con este roble.