Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gaddafi perdona, pero no olvida

El líder libio se muestra conciliador en su primera visita oficial a Roma aunque recuerda la ocupación colonial entre 1912 y 1943

Muamar el Gaddafi tiende la mano a Italia. El íder libio, rodeado de fuertes medidas de seguridad, ha viajado por primera vez al país transalpino porque, según él, "ha roto definitivamente los lazos con el colonialismo y el fascismo" y "ha pedido perdón" por lo sucedido durante la colonización italiana de Libia entre 1912 y 1943. Gaddafi, que ha aterrizado este miércoles en la capital italiana para iniciar una visita oficial de tres días, se ha referido así al acuerdo bilateral firmado por Italia y Libia el pasado 30 de agosto en la ciudad de Bengasi, en el que se establecen diferentes indemnizaciones por las más de tres décadas de ocupación colonial italiana del país magrebí.

En virtud del acuerdo, Italia se compromete a financiar proyectos en infraestructuras y en otros muchos sectores libios por un valor cercano a los 200 millones de dólares anuales durante 25 años. No obstante, Gaddafi ha señalado que "no miramos el valor material de las indemnizaciones porque no existe un contravalor para compensar lo perpetrado por Italia durante su ocupación colonial contra el pueblo libio". El líder libio ha querido recordar esa etapa colonial durante su encuentro con el presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, al que ha acudido con una foto del héroe libio de la resistencia Omar al-Mukhtar colgada del uniforme de coronel con el que llegó a Roma.

Omar al-Mukhtar, uno de los líderes de la revuelta contra la colonización de Italia, fue ahorcado por orden del ejército italiano en 1931. El hijo de al-Mukhtar, Mohammad, ya octogenario, ha acompañado a Gaddafi en su viaje a la capital italiana y ha permanecido junto a él durante el saludo a las autoridades italianas que esperaban su llegada en el aeropuerto militar de Ciampino, al sur de Roma. "Italia, con extremo coraje, ha admitido sus culpas y ha aceptado dar un señal de condena de su pasado". Para el lider africano, con la firma del tratado de Bengasi "se ha pasado página y se ha abierto un nuevo capítulo de amistad" entre ambos países.

Gaddafi, cabeza visible de la revolución libia, ha anunciado que presentará un proyecto a la Asamblea General de las Naciones Unidas para intentar acabar con el fenómeno de la piratería frente a las costas somalís. Una propuesta que consiste en "garantizar el respeto de la zona comercial somalí a cambio de que se acaben los ataques de los piratas, según explicó, "para mí es más útil ir a la raíz del problema en lugar de observar el fenómeno y basta". Durante su estancia en Italia, Gaddafi se entrevistará con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y pronunciará un discurso en el Senado que ha suscitado las críticas de divesas formaciones políticas y ONG's que rechazan el acuerdo entre Italia y Libia para la repatriación de inmigrantes que provengan de las costas libias.

Además, algunas organizaciones estudiantiles ya han anunciado la convocatoria de manifestaciones cuando Gaddafi cuando acuda este jueves a la universidad de la Sapienza. Los estudiantes se oponen a la política del mandatario libio en cuestiones de migración y le critican por plegarse a Berlusconi. Precisamente, y pese a que en un principio no estaba previsto que el primer ministro italiano acudiese a recibir a Gaddafi debido a que sufre una contractura en el cuello, Il Cavaliere ha estado presente en la recepción al líder libio.