Washington y La Habana recuperan el nivel mínimo de relaciones que anuló Bush

El Gobierno de Cuba ha recogido la pelota lanzada por la Administración de Barack Obama y ha aceptado su propuesta de reanudar las conversaciones directas sobre temas migratorios. Dicho diálogo se inició después de la crisis de los balseros, en 1994, y fue suspendido en 2003 por orden del ex presidente George W. Bush.

Durante una década, esta fue una de las pocas esferas bilaterales en que ambos países mantuvieron una relación civilizada y de cierta colaboración.

Analistas y diplomáticos consideran que la reanudación de las conversaciones migratorias es importante porque supone un elemento de normalidad en las siempre tensas y anormales relaciones cubano-norteamericanas. La Habana también expresó su voluntad de cooperar con Washington en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, así como en la coordinación de los preparativos en caso de desastre por huracanes.

Más información
Cuba y Estados Unidos reanudan el diálogo

Hace dos meses, EE UU levantó las restricciones a los viajes de los cubanoamericanos y al envío de remesas a la isla. Días después, los dos Gobiernos mantuvieron una primera reunión informal en la sede del Departamento de Estado.

Las reuniones migratorias entre ambos países comenzaron en 1994, tras la firma de un histórico acuerdo que puso fin a la crisis de los balseros, durante la cual 35.000 cubanos salieron del país en frágiles embarcaciones rumbo a EE UU y la mayoría fueron internados en la base de Guantánamo. La Habana y Washington establecieron entonces un cupo de 20.000 cubanos que podían emigrar legalmente a EE UU cada año. El acuerdo fue completado en 1995 con otro que estableció la entrada a EE UU de los cubanos retenidos en Guantánamo, así como la repatriación a la isla de los balseros interceptados en alta mar y el compromiso de Cuba de que no sufrirían represalias.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La reanudación de las conversaciones migratorias se produce en vísperas del viaje de la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, a Honduras, donde el martes asistirá a una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA). Algunos países quieren plantear el reingreso de Cuba en la OEA, aunque La Habana ha rechazado tal posibilidad y ha llamado a la organización "pestilente cadáver".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS