Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los piratas cambian de bando

Uno de los grupos de corsarios más antiguos de Somalia abandona el pillaje

Abshir Abdullahi Abdulle, el cabecilla pirata más famoso de Somalia y el primero en montar un grupo organizado con métodos modernos para el abordaje de barcos en el país, ha anunciado la decisión de su banda de abandonar la piratería y volver a actividades legales.

La banda de Boyah, como también se conoce a Abshir Abdullahi Abdulle, compuesta por unos 200 hombres, se ha acogido a la amnistía concedida por el Gobierno autónomo de Putlandia, en el norte de Somalia, que también ofrece a los piratas la posibilidad de rehabilitarse para reintegrarse en la sociedad.

El anuncio se produce tras cuatro días en los que los piratas se han reunido en la localidad de Eyl, uno de los principales enclaves de corsarios somalíes, con líderes religiosos musulmanes y ancianos de clanes tribales de la zona. "Mis compañeros y yo hemos decidido dejar esta actividad. Los líderes religiosos nos han persuadido de lo malo que es secuestrar a la gente y sus barcos", ha dicho Boyah, y ha reconocido que necesitaba "rehabilitación". Además, el jefe pirata ha admitido su implicación en delitos y ha instado a otras bandas a que "liberen los barcos que retienen y dejen las actividades delictivas".

El cabecilla de la banda de piratas se ha comprometido además a trabajar para acabar con la piratería en la zona. "Yo entiendo el lenguaje que los piratas entienden y puedo ser un puente entre los gobernantes y los piratas que quedan para acabar con esa actividad", ha dicho Boyah.

Sheikh Abdulkader Nur Farah, reconocido líder religioso musulmán en Puntlandia que ha liderado las negociaciones con los corsarios, ha explicado que fue el aumento del número de barcos secuestrados y las consecuencias que esto acarreaba lo que los llevó a intentar persuadir a los piratas para que abandonasen sus actividades.