Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado de EE UU bloquea los fondos para el cierre de Guantánamo

Los legisladores piden a Obama que detalle qué hará con los presos que ningún país quiere recibir

Barack Obama se ha llevado un revés en su apuesta por cerrar la cárcel de Guantánamo, en Cuba. El Senado de Estados Unidos le ha negado hoy los 80 millones de dólares que había pedido para el cierre del penal, después de que los líderes demócratas decidieran no apoyar al mandatario.

La Cámara Alta ha aprobado una enmienda que prohíbe el uso del dinero para encarcelar o liberar en Estados Unidos a cualquiera de los alrededor de 240 personas detenidas en Guantánamo. La Cámara de Representantes ya ratificó una medida similar y pidió al Gobierno presentar un plan detallado sobre qué hará con los prisioneros antes de aprobar fondos para llevarlo a cabo.

La mayoría de los legisladores demócratas aún respalda la clausura del penal, pero quiere ver cómo se realizará antes de financiarla, según enfatizó el líder de la mayoría, Harry Reid. Por su parte, los republicanos mantienen que Obama ha puesto el símbolo del cierre del penal por delante de la seguridad de los estadounidenses y sostienen que la clausura hará al país menos seguro.

Obama quería que ese monto estuviese incluido en un proyecto de ley de gastos de defensa suplementarios que prevé votar el Senado esta semana para las operaciones militares en Irak y Afganistán. Ahora, la versión del Senado elimina el texto que autorizaba los 80 millones de dólares para comenzar los trámites para el cierre de Guantánamo.

Los legisladores de la Cámara Baja impusieron plazo hasta el próximo 1 de octubre para que la Casa Blanca presente detalles sobre lo que hará con los detenidos una vez que se cierre Guantánamo, el costo que eso supondrá, así como el costo del traslado de los reos a otras cárceles. La decisión de los demócratas, que controlan ambas cámaras del Congreso, es un revés para Obama, quien anunció al llegar a la presidencia, en enero pasado, que daba plazo hasta enero de 2010 para el cierre de Guantánamo.

Por separado, un grupo de trabajo creado por Obama prevé presentar en julio próximo un informe sobre el rumbo de la política respecto a los detenidos y los pasos necesarios para el eventual cierre de Guantánamo.

Pólvora republicana

La posible presencia en EE UU de presuntos terroristas -aún si es en cárceles de máxima seguridad- ha dado municiones a la oposición republicana, que encabeza una campaña para atacar la política de seguridad nacional de Obama y para infundir el miedo en la opinión pública.

Los republicanos de la Cámara Baja, por ejemplo, promueven un proyecto de ley para "evitar la entrada de terroristas a EEUU" y que prohíbe el traslado a suelo estadounidense de cualquier detenido sin el consentimiento específico del gobernador y legislatura estatal del estado seleccionado para acoger a los detenidos.

El líder de la minoría en la Cámara Baja, John Boehner, incluso ha comentado que los votantes "no quieren a estos terroristas en sus barrios". Geoff Morrell, portavoz del Pentágono, ha dicho en rueda de prensa que "no hay nada que indique" que el plazo para cerrar Guantánamo en enero de 2010 "esté corriendo peligro".

"Hasta donde yo sé, los planes están en pie con respecto al cierre del centro de detenciones en Guantánamo... según el cronograma solicitado por el presidente en su orden ejecutiva" del pasado 22 de enero, ha agregado.