Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel se niega a pedir disculpas por bombardear las instalaciones de la ONU en Gaza

El presidente israelí, Simon Peres, se reúne con Ban Ki-Moon para transmitirle el malestar de su Gobierno por el crítico informe sobre los bombardeos de diciembre y enero pasados

"No pediremos perdón porque tenemos derecho a defender la vida de nuestros hijos y mujeres". Ésta es la respuesta que ha dado el presidente de Israel, Simon Peres, a la ONU, al calificar de "vergonzozo" el informe del organismo mundial crítico con su actuación en el pasado conflicto de Gaza.

"No lo aceptaremos nunca", ha dicho un visiblemente enojado Peres, quien se ha reunido hoy con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, para trasladarle el profundo descontento del Gobierno israelí con el contenido del documento elaborado por una comisión de investigación independiente.

El informe , enviado el martes al Consejo de Seguridad de la ONU, se suma a una lista de duras críticas internacionales a la ofensiva militar israelí de diciembre y enero pasados, que se prolongó 22 días y causó la muerte de 1.400 palestinos, muchos de ellos civiles. Su contenido puede envenenar todavía más las delicadas relaciones entre Naciones Unidas y el Estado judío, que en general sospecha de la imparcialidad del organismo mundial y sus agencias en su conflicto con los palestinos.

El informe, elaborado por una comisión nombrada por Ban, confirma la responsabilidad del Ejército israelí en el bombardeo de seis instalaciones de la ONU ocupadas por civiles palestinos y el ataque contra un convoy humanitario del organismo mundial. El documento los atribuye a la "negligencia e imprudencia" de los militares israelíes, niega que los inmuebles bombardeados fueran empleados por Hamás para atacar a soldados israelíes y acusa al Ejército hebreo de ser indiferente a la seguridad de la población civil.

Peres arremetió contra los miembros de la comisión encabezada por el británico Ian Martin, ex presidente de Amnistía Internacional, sobre los que puso en duda su objetividad y les acusó de haber abusado del mandato para la investigación. "Nunca supieron de los 4.000 cohetes lanzados contra los civiles israelíes, ¿qué se piensan, que somos niños, qué se creen, que Israel se levantó un día por la mañana y empezó a abrir fuego?", se preguntó.

El presidente israelí admitió que sus fuerzas pudieron haber cometido errores, pero negó categóricamente que se hubiera bombardeado intencionadaente las instalaciones de la ONU. Aseguró que el Gobierno israelí está considerando la posibilidad de pagar reparaciones a Naciones Unidas por los daños causados a sus propiedades en Gaza, que el informe valora en unos 10,5 millones de dólares, y que Ban, según indicó el martes, se plantea también la posibilidad de reclamar.