Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton condiciona el fin del embargo a que Castro libere a los presos políticos

Obama levantó esta semana las restricciones para viajar y enviar dinero a Cuba

Puerto Príncipe / Madrid

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha dicho este jueves desde Puerto Príncipe (Haití) que para levantar el embargo contra Cuba, vigente desde 1962, es necesaria la democratización de la isla, lo que implica la liberación de todos los presos políticos.

La jefa de la diplomacia estadounidense ha hecho estas manifestaciones a los medios en el Palacio Nacional de la capital haitiana, donde el presidente del país, René Preval, ha abogado en su discurso de bienvenida por el fin del embargo y el inicio del diálogo entre Estados Unidos y Cuba, sin que se imponga a esta nación un cambio de orientación política. En la misma línea, el mandatario mexicano, Felipe Calderón, ha pedido al presidente estadounidense, que se encuentra de visita oficial en México, que reflexione sobre la eficacia del embargo de EE UU sobre Cuba, medida política que según Calderón ha resultado "poco útil".

Barack Obama tomó la iniciativa esta misma semana al adoptar el gesto más significativo de Washington hacia Cuba en décadas, con la decisión de levantar las restricciones a los viajes y remesas de los cubanoamericanos. La medida fue recibida con entusiasmo en las calles de Cuba pero con frialdad por las autoridades.

Fidel Castro sí que se mostró conciliador, aunque puso el dedo en la llaga del embargo y dijo que las medidas de Obama lo obviaron. "Del bloqueo, que es la más cruel de las medidas, no se dijo una palabra", dijo en su último artículo.

Clinton visita Haití en un breve viaje oficial que la llevará, también este jueves, a la República Dominicana, antes de dirigirse el viernes a Trinidad y Tobago para asistir a la Cumbre de las Américas. Durante su reunión con Préval, trató con él sobre temas como la estabiidad, la seguridad y la asistencia al país antillano por parte de Estados Unidos, según fuentes oficiales.

El viaje de Clinton al país caribeño se produce dos días después de que la Conferencia de Donantes de Haití se comprometiera en Washington a entregar 324 millones de dólares al país caribeño, para ayudarle en su recuperación tras las tormentas tropicales que sufrió el año pasado.

La jefa de la diplomacia estadounidense afirmó que Haití tiene "un espacio especial" en su corazón y destacó que ha llevado por varios lugares pinturas haitianas que actualmente guarda en la Casa Blanca. "Es para mi un gran placer volver a Haiti (..) el país que inspiró la lucha contra la esclavitud" hasta la creación de los Estados Unidos, sostuvo.

Por su parte, Préval reafirmó la voluntad de su Administración de combatir el trafico de droga, considerado como "una amenaza contra la estabilidad". Saludó el "buen trabajo" de la policía de Haití para asegurar la seguridad y combatir la delincuencia.

Tanto Haití como la República Dominicana están considerados zonas de paso del narcotráfico internacional hacia los Estados Unidos y Europa y ambas naciones demandan la ayuda del país norteamericano para combatirlo.