Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre UE-EE UU

Obama choca con el eje franco-alemán por la entrada de Turquía en la UE

El presidente de EE UU respalda la adhesión de Turquía a la Unión Europea ante los jefes de Gobierno de los Veintisiete.- Sarkozy: "Tratándose de la UE, corresponde a los Estados miembros decidir"

El presidente de EE UU, Barack Obama, posa con los jefes de Gobierno de los países miembros de la Unión Europea durante la Cumbre UE-EE UU que ha tenido lugar en Praga.
El presidente de EE UU, Barack Obama, posa con los jefes de Gobierno de los países miembros de la Unión Europea durante la Cumbre UE-EE UU que ha tenido lugar en Praga. AFP

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha pedido a los jefes de Gobierno de los Veintisiete que acepten la adhesión de Turquía a la Unión Europea (UE). Este punto ha sido uno de los pocos en los que ha habido fricción durante la Cumbre UE-EE UU celebrada en Praga, ya que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha mostrado inmediatamente su oposición a la entrada de Turquía en la UE.

La incorporación de Turquía a la UE cuenta con el apoyo de EE UU desde que comenzaron las negociaciones."Sería una manera de anclar a Turquía firmemente en Europa", ha dicho este domingo Obama. Sin embargo, varios países europeos se oponen a la idea, como Alemania y Francia, algo que ha quedado patente cuando el presidente francés, Nicolás Sarkozy, ha vuelto a exponer su opinión desfavorable.

"Siempre me he opuesto a esta adhesión y lo mantengo", ha dicho el mandatario francés en declaraciones a la cadena francesa TF1. Sarkozy ha señalado que su posición es la misma que defiende una "inmensa mayoría" de los estados de la UE. "Yo trabajo codo con codo con Barack Obama, pero tratándose de la UE, corresponde a los Estados miembros decidir", ha añadido el presidente de Francia.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, ha asegurado que estrechar los vínculos entre la UE y el mundo musulmán es un interés común. Sin embargo, Merkel ha señalado que no está clara cuál será la forma de conexión entre Bruselas y Ankara en los próximos años, en referencia a una forma de relación privilegiada, la fórmula que defienden los conservadores franceses y alemanes para resolver las relaciones entre Turquía y la UE.

Obama también ha pedido a los líderes de la Unión Europea su cooperación en asuntos como la condena al lanzamiento de un cohete norcoreano y la aceptación de presos de Guantánamo en su territorio tras el cierre de esa prisión.

Sintonía en materia medioambiental

Previamente al inicio de la cumbre, el presidente de EE UU y el presidente de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Durao Barroso, han celebrado una reunión bilateral. En ese encuentro, Durao Barroso ha pedido a Obama un esfuerzo en la lucha contra el cambio climático. El objetivo es lograr un acuerdo ambicioso sobre la reducción de las emisiones contaminantes en la cumbre de Naciones Unidas que se celebrará el próximo diciembre en Copenhague.

La entrevista entre los jefes de los ejecutivos de EE UU y la UE se ha centrado en analizar las estrategias que se están siguiendo para combatir el cambio climático y en materia de política energética. Fuentes de la Comisión Europea han señalado que Obama y Durao Barroso también han hablado sobre las negociaciones para completar la ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial.

Respecto a la cuestión medioambiental, una de las prioridades que se ha marcado la UE en la relación con la nueva Administración estadounidense, los dos mandatarios han constatado una "tendencia de convergencia" entre Bruselas y Washington. El tema volverá a ser tratado en la próxima cumbre bilateral entre EE UU y la Comisión Europea en junio.

Zapatero pide unidad para lograr la paz en Oriente Próximo

Por otro lado, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha animado a aprovechar el "nuevo impulso" de la Administración estadounidense y la unidad de la Unión Europea (UE) para avanzar hacia la paz en Oriente Próximo.

En su intervención en la cumbre informal entre la UE y EE UU, Zapatero ha señalado como condiciones imprescindibles para poder avanzar hacia la solución del conflicto árabe-israelí: el cese de la construcción de asentamientos judíos y la elección de un interlocutor "claro" palestino. Sin esos pasos, ha señalado el jefe del Ejecutivo español, "será difícil" alcanzar la paz en la región.

España presidirá la UE en el primer semestre de 2010, por lo que Zapatero ha sido el encargado de presentar ante Obama la posición de los Veintisiete sobre Oriente Próximo, la región "más determinante" para la evolución de la paz mundial en las próximas décadas. "El odio es la peor arma de destrucción masiva. Es prioritario atacar este cáncer y evitar que la metástasis se extienda", ha concluido el presidente del Gobierno.