Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Occidente pugna por el control de la agencia nuclear de la ONU

Yukiya Amano, embajador japonés ante el organismo y el favorito entre las naciones occidentales, no logra la mayoría necesaria frente al surafricano Abdul Samad Minty, apoyado por los países en desarrollo

La pugna para la dirección de Organismo Internacional de la Energía Nuclear (OIEA) ha desatado este jueves en Viena un claro pulso entre Occidente y países industrializados, por un lado, y países emergentes y no alineados por el otro. Las votaciones para la designación del próximo director de la agencia han coagulado dos bloques contrapuestos, con plataformas políticas muy divergentes, y ambos incapaces de alcanzar el umbral de dos tercios necesarios para adjudicar el cargo que dejará libre en noviembre el actual director, Mohamed El Baradei.

Las tres rondas de votaciones efectuadas este jueves en la Junta de Gobernadores del OIEA han otorgado al japonés Yukuiya Amano, candidato respaldado por los países industrializados, una ventaja de 20 votos a 15 sobre el surafricano Abdul Samad Minty. El voto fue secreto, pero fuentes de la agencia y analistas del sector coinciden en que los sufragios occidentales respaldaron a Amano mientras los otros confluyeron hacia Minty. Amano propone una gestión de la agencia de carácter eminentemente técnico que satisface el deseo de Washington, muy crítica con la dirección de marcado perfil político de El Baradei.

El telón de fondo de la pugna es la actividad de control e investigación que el OIEA -una agencia independiente constituida en 1957 en el marco de las Naciones Unidas- conduce actualmente sobre las actividades nucleares de Irán y un presunto programa oculto de Siria. Pero el choque entre bloques tiene raíces más profundas.

"El OIEA ha sido en los últimos años teatro de una creciente fractura", comenta en conversación telefónica desde Londres Mark Fitzpatrick, analista del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos. "Por un lado, se yerguen los Estados que exigen a la agencia que luche contra la proliferación nuclear. Por el otro, Estados que le piden que actúe para el desarme".

"La pugna entre los bloques es de gran relevancia, porque además de la vertiente armamentística, también tiene la energético-económica, muy importante", prosigue Fitzpatrick, que fue escuchado recientemente por el comité de Asuntos Exteriores del Senado estadounidense como experto en la materia nuclear.

Frente a las crecientes restricciones contra la proliferación que exigen países occidentales, los países en desarrollo apoyan un impulso opuesto, que relaje las normas para el acceso a la tecnología nuclear con fines energéticos.

Tras el fracaso de ayer, las votaciones se reanudarán hoy. De no obtener ningún candidato el respaldo de dos tercios de los 35 países con asiento en la Junta de Gobernadores, se abriría un plazo de cuatro semanas para la presentación de nuevas candidaturas. En el bienio 2008/2009, tienen asiento en la Junta EE UU, China, Rusia, India, Reino Unido y Francia entre otros.

El director saliente, Mohamed Baradei, estuvo al mando del OIEA durante 12 años y obtuvo el premio Nobel para la Paz en 2005, junto con la propia organización, de la que son miembros 146 países.