Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pesos pesados del régimen cubano destituidos por Castro reconocen sus "errores"

La prensa oficial cubana publica dos cartas casi idénticas del ex vicepresidente Carlos Lage y el ex ministro de Exteriores, Felipe Pérez Roque

Los pesos pesados del régimen cubano destituidos por Raúl Castro han expresado por primera vez su postura tras el cese de esta semana. El ex jefe de Gabinete y vicepresidente, Carlos Lage y el ex ministro de Exteriores, Felipe Pérez Roque, han escrito dos cartas casi idénticas publicadas en la prensa oficial en las que reconocen "errores" cometidos y asumen su "responsabilidad" ante el presidente cubano.

Según las cartas publicadas, ambos renuncian a todos sus cargos en instituciones estatales y a su militancia en el gobernante Partido Comunista. Las misivas están dirigidas al presidente de Cuba y segundo secretario del Partido, general Raúl Castro, quien los destituyó el lunes pasado. Una decisión aplaudida por su hermano Fidel. A través de sus conocidas Reflexiones, columnas de opinión en el diario Granma, Fidel Castro acusó de "indignos" a los destituidos por llenar de ilusiones al "enemigo externo".

"Compañero Raúl: Me dirijo a usted para renunciar a mis cargos como miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y de su Buró Político y a mi condición de diputado, miembro del Consejo de Estado y vicepresidente del Consejo de Estado", dice la carta de Lage , fechada el martes, un día después de que se anunciara su separación de la secretaría del Consejo de Ministros.

Pérez Roque, a su vez, renuncia a ser miembro del Consejo de Estado, diputado de la Asamblea Nacional e integrante del Comité Central del Partido. "Reconozco los errores cometidos y asumo la responsabilidad. Considero que fue justo y profundo el análisis realizado en la pasada reunión del Buró Político", dice Lage. "Reconozco plenamente que cometí errores ( ...) Asumo mi total responsabilidad por ellos", afirma igualmente Pérez Roque, refiriéndose a la misma reunión del Buró Político del Partido Comunista, de la que no se precisa la fecha pero anota que él participó "como invitado".

Pérez Roque y Lage, dos hombres importantes dentro y fuera de Cuba, eran insustituibles en cualquier ecuación política de futuro. Pérez Roque, de 44 años, era desde hacía 15 uno de los colaboradores más cercanos de Fidel Castro. Lage, de 57 años, es miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba desde 1991. Durante años, ha ejercido las funciones de una especie de primer ministro y ha sido hombre de confianza de los hermanos Castro. Pérez Roque ha sido sustituido por el vicecanciller Bruno Rodríguez, mientras que Lage lo ha sido por el general José Amado Ricardo Guerra.