Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey saudí incluye a una mujer por primera vez en el Gobierno

Abdulá destituye a dos mandos religiosos integristas

El rey Abdulá realizó este sábado la mayor reforma de su Administración desde que el 1 de agosto de 2005 ocupara el trono de Arabia Saudí y, por primera vez en la historia del reino, incluyó en su Gobierno a una mujer, Nura al Faiz, nombrada viceministra de Educación Femenina. Al mismo tiempo, destituyó a dos poderosos mandos religiosos, con los que la opinión pública saudí, pese a estar muy controlada, era muy crítica. Uno era el jefe de la ruda y controvertida policía religiosa (mutawa), jeque Ibrahim al Gait, y el otro el veterano juez jeque Salí Ibn al Luhaydan, que en septiembre pasado dijo que era posible matar a los propietarios de canales de televisión vía satélite que aireaban "programas inmorales".

"El nombramiento de Al Faiz es un paso importante en la política del rey Abdulá de abrir el mercado de trabajo a las mujeres. Creo que es bueno para ellas y para todos", comenta por teléfono Abdul Gafur, de 52 años y periodista del diario saudí en inglés Arab News.

Sin embargo, la feminista Wajeha al Huwaidar recibe la noticia con mayor frialdad. "Está bien que haya una mujer viceministra, pero lo importante es que se cambien las leyes para acabar con el guardián masculino que controla nuestra libertad. La viceministra no podrá ir a su trabajo conduciendo su coche, porque las mujeres seguimos sin tener derecho a conducir, y si su marido le dice que no acepta que ejerza el cargo no podrá trabajar porque está sometida a su guardián", señala, también por teléfono. Al Huwaidar, presidenta del Comité para el derecho a conducir, teme que se trate de un "cambio cosmético", como la entrada el año pasado de seis mujeres en el Parlamento. "Supuestamente tienen un escaño pero nadie las ha visto, ni sabemos nada de ellas. Nosotras las hemos invitado pero no hemos tenido respuesta", añade.

Para el embajador saudí en España, príncipe Saud Bin Naif Bin Abdulaziz al Saud, no se trata de un avance en la apertura de la monarquía saudí sino de "una muestra de cómo ha mejorado la formación" femenina. "Nosotros no hacemos distinciones entre hombres y mujeres. Se trata del mejor cualificado", declara para destacar que la diplomacia del reino wahabi cuenta ya también con una mujer.

Los analistas consideran que la reforma gubernamental obedece a la cautelosa modernización emprendida por Abdulá desde que heredó el trono de su hermanastro el rey Fahd. Considerado un moderado en el reino ultraconservador, Abdulá ha dirigido las reformas hacia la educación -ha abierto en Riad la primera universidad para mujeres- y la justicia, los sectores más demandados por la sociedad. La remodelación del Gobierno, aunque esperada desde que subió al trono, fue más amplia de lo previsto, y afectó a los ministerios de Justicia, Información y Salud, además de los presidentes del Consejo Consultivo y del Banco Central.