El Papa revoca la excomunión de cuatro obispos tradicionalistas

Entre los rehabilitados hay un prelado que negó el Holocausto.- Todos pertenecen al grupo, dentro de la Iglesia, que se opone a los avances del Concilio Vaticano II

El Papa Benedicto XVI ha revocado la excomunión a cuatro obispos 21 años después de ser expulsados, en un movimiento que ha sido criticado ya por grupos católicos progresistas y por los judíos, ya que entre los obispos rehabilitados está el británico Richard Williamson, quien ha puesto en duda el Holocausto judío.

Los otros tres obispos rehabilitados son Bernard Fellay, superior de la Fraternidad San Pío X, fundada por Lefebvre, que cuenta con más de 200.000 fieles repartidos por el mundo; el español Alfonso de Gallareta y el francés Tissier de Mallarais. Los cuatro quedaron excomulgados automáticamente en 1988 tras ser ordenados por el arzobispo Marcel Lefebvre, fallecido en 1991, contra la voluntad del entonces Papa Juan Pablo II. Lefebvre también fue excomulgado entonces en lo que se consideró una ruptura en el seno de la Iglesia que con este movimiento de Benedicto XVI se intenta paliar.

Lefebvre fue el líder de los tradicionalistas, un grupo de obispos que defendían durante el Concilio Vaticano II la doctrina y disciplina más tradicional dentro de la Iglesia. Con su excomunión se abrió una brecha entre tradicionalistas y progresistas que ahora se intenta cerrar. Sin embargo, este movimiento no supone todavía la plena unidad, como ha explicado el portavoz vaticano Federico Lombardi, quien además ha negado que el paso suponga "la muerte del Concilio Vaticano II o que haya sido traicionado". Lombardi ha explicado que para que haya plena unidad en el seno de la Iglesia queda por definir la situación en la que quedarán ahora los tradicionalistas.

Lombardi ha aprovechado además para distanciar al Vaticano de las declaraciones que Williamson, uno de los rehabilitados, hizo el pasado 21 de enero en una televisión sueca negando el Holocausto. El Papa ha levantado la excomunión, ha dicho Lombardi, "tras un proceso de diálogo" y después de que los cuatro obispos enviaran una carta al Vaticano el pasado 15 de diciembre en la que expresaban el deseo de "permanecer católicos y al servicio" de la Iglesia de Roma y de aceptar "con ánimo filial" el magisterio del Papa.

Fellay ha hecho público un comunicado en el que ha dado las gracias al Papa y ha expresado su esperanza de que se reconozcan los derechos de la tradición católica, aunque ha vuelto a reiterar sus "reservas" sobre el Concilio Vaticano II.

Imagen de monseñor Fellay tomada en la inauguración de la primera iglesia inaugurada en Francia por los tradicionalistas que niegan los avances del Concilio Vaticano II, en 1997.
Imagen de monseñor Fellay tomada en la inauguración de la primera iglesia inaugurada en Francia por los tradicionalistas que niegan los avances del Concilio Vaticano II, en 1997.AFP
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS