Atacada la sede diplomática del Vaticano en Caracas

Supuestos simpatizantes del presidente Chávez lanzan bombas lacrimógenas contra la sede del Nuncio, la casa de un periodista y en la Universidad Central de Venezuela

Madrid / Caracas - 19 ene 2009 - 20:02 UTC

La sede diplomática del Vaticano en Caracas ha sido atacada hoy por supuestos simpatizantes del presidente Hugo Chávez, que han lanzado cinco bombas lacrimógenas a la zona ajardinada de la Nunciatura, sin causar daños apreciables. Asimismo, la casa del presidente ejecutivo de las empresas de comunicaciones 1BC, el periodista Marcel Granier, y la plaza del rectorado de la Universidad Central de Venezuela han sido escenarios de sendos ataques con estos artefactos, informa hoy el diario venezolano El Nacional.

En la Nunciatura se han lanzado panfletos del grupo llamado "La Piedrita", formado por sectores radicales simpatizantes de Chávez, que se atribuyen la autoría de la agresión. "El grupo de trabajo La Piedrita y nuestro máximo líder Valentín Santana, informamos al pueblo rebelde de Simón Bolívar que nuestra organización revolucionaria desconoce a la cúpula eclesiástica de la Iglesia católica y la señala como traidora y cobarde a las verdaderas luchas del pueblo venezolano", dice el panfleto.

Por su parte, Granier ha denunciado que es la segunda vez en dos meses que su casa es víctima de un hecho similar. Granier responsabilizó directamente a Chávez por crear "un ambiente de confrontación y enfrentamiento que le permita hacer sus trampas para reelegirse a perpetuidad".

Según El Nacional , atacantes desconocidos han arrojado también dos bombas lacrimógenas contra un grupo de estudiantes reunidos en la Plaza del Rectorado en la Universidad Central de Venezuela, al momento que el presidente de la Federación del Centro Universitarios, Ricardo Sánchez, ofrecía declaraciones a los medios de comunicación.

Las tensiones vuelven a resurgir en Venezuela, que el 15 de febrero celebrará otro referéndum para decidir sobre una enmienda constitucional que permitiría a Chávez optar a la reelección indefinida en 2012.

Este fin de semana, el presidente venezolano ordenó que se disuelvan las protestas que cierren calles y que se encarcele a los manifestantes, tras las protestas que han protagonizado los estudiantes universitarios en algunas avenidas de Caracas contra la enmienda y como medida de presión para que se abra el Registro Electoral para nuevos votantes para el referéndum del 15 de febrero. "Échenle gas y me los meten presos. Los dirigentes de eso hay que detenerlos... Ministro del Interior, écheles gas, écheles gas y disuelva cualquier guarimba (protesta)... No voy a permitir que cuatro burguesitos (opositores) incendien las calles (...) en qué país se ve eso", dijo Chávez a sus seguidores, a quienes pidió dormir sólo tres horas diarias para dedicar más tiempo a la campaña.

Tras su discurso, desconocidos incendiaron el coche del dirigente estudiantil Sánchez.

Lo más visto en...

Top 50