Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cortado el suministro a las tropas de la OTAN en Afganistán por una operación antitalibán

Pakistán cierra el paso de Khyber, por donde entra el material militar de la Alianza.- Numerosos ataques han afectado recientemente a los convoyes de la Alianza

Pakistán ha cortado la principal ruta de suministro para las tropas de la OTAN desplegadas en Afganistán porque va a iniciar una ofensiva contra los talibanes en la región. Así lo han anunciado las autoridades paquistaníes ante los ataques que se han producido en los últimos meses contra convoyes de material para la Alianza . Estos ataques han causado la muerte de varios de los camioneros que se ganan la vida con estos transportes, además de la pérdida de decenas de vehículos y todo tipo de material militar.

La mayor parte de los suministros para los soldados de la OTAN en Afganistán entra vía Pakistán: desde el puerto de Karachi son transportados por carretera hasta la ciudad de Peshawar, al norte de Pakistán, cerca de la frontera con el país vecino. Desde allí atraviesan las montañas hacia Afganistán, también por carretera, por el paso de Khyber. Los talibanes y activistas que se refugian en la zona han centrado recientemente sus ataques en los convoyes de suministro, porque saben el daño que causan a las tropas que luchan en Afganistán.

El administrador de Khyber, Tariq Hayat, ha declarado a la prensa que se ha impuesto un toque de queda sobre las poblaciones de la zona y se ha cortado la carretera que une ambos lados de la frontera. "Los suministros para las fuerzas de la OTAN permanecerán suspendidas hasta que limpiemos el área de milicianos y delincuentes, que han escapado todo control", ha dicho. La operación ha comenzado esta mañana y en ella participan tanques, unidades de artillería y helicópteros.

Pakistán es considerado la pieza clave de la lucha contra el terrorismo emprendida por EE UU tras los atentados del 11-S. Se supone que muchos milicianos talibanes y terroristas de la red Al Qaeda se refugian en Pakistán. Desde allí pasan a Afganistán, donde una coalición internacional lucha contra los restos del régimen islamista depuesto en 2001, o a India, como hicieron este mes en la ciudad india de Bombay. La presión internacional es cada vez mayor para que las autoridades paquistaníes emprendan una lucha sin cuartel contra los activistas islamistas.