La Junta Militar de Mauritania libera al presidente derrocado

Un golpe de Estado militar perpetrado en agosto provocó su arresto domiciliario

La Junta Militar de Mauritania ha liberado en la pasada madrugada y de manera incondicional al presidente electo, Sidi Mohamed Ould Cheikh Abdalahi, derrocado en un golpe de Estado perpetrado el pasado 6 de agosto y retenido en su ciudad natal, Lemden, a unos 250 km de la capital, Nuakchot, según ha informado uno de sus socios políticos, Moulay Eli Ould Ahmed.

Abdalahi, primer presidente elegido democráticamente en la historia de Mauritania, fue depuesto en un golpe de Estado liderado por el jefe de la Guardia Presidencial, el general Mohamed Uld Abdelaziz, que había sido destituido la misma mañana del día del golpe junto a otros tres altos cargos militares y que había formado parte, al igual que los otros golpistas, de la Junta Militar que tomó el poder hace tres años en otro golpe de Estado.

Los golpistas habían prometido liberarle antes de los Estados Generales, que tendrán lugar el próximo sábado 27 de diciembre y que son una gran asamblea en la que estarán representados los diferentes estamentos de la sociedad mauritana y que tiene como misión refundar la democracia en el país.

El Alto Consejo de Estado, la más alta instancia en Mauritania creada tras el golpe de agosto, se había comprometido a ponerlo en libertad tras la visita a principios de diciembre de una delegación internacional encabezada por la Unión Africana y la Liga Árabe, en la que ambas organizaciones se reunieron con Abdelaziz para mediar en la situación del país.

El golpe de agosto fue resultado de varios meses de grave crisis política que empeoró dramáticamente en los prolegómenos del golpe. En mayo, el presidente destituyó al Gobierno a causa de las críticas generadas en la opinión pública por el alza de los precios de los alimentos y los ataques del brazo de Al Qaeda en el norte de África. El nuevo Gobierno, que se formó sin la presencia de la Unión de Fuerzas para el Progreso, partido de la oposición, y de los islamistas de Tawassoul, que habían formado parte del anterior gabinete, dimitió el pasado mes de julio, cuando se iba a enfrentar a una moción de censura.

En agosto, antes del golpe, un grupo de 48 parlamentarios afines al presidente abandonaron el partido de Abdalahi, el Pacto Nacional para la Democracia y el Desarrollo, y anunciaron la creación de una nueva coalición que, según fuentes oficiales, había sido apoyada por los mismos altos mandos militares que perpetraron el golpe de Estado.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Sidi Mohamed Ould Cheikh Abdalahi celebra su victoria en las elecciones de 2007.
Sidi Mohamed Ould Cheikh Abdalahi celebra su victoria en las elecciones de 2007.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción