Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia despide a Alexis II

Más de 10.000 personas se han acercado a la Catedral moscovita de Cristo Salvador para visitar la capilla ardiente del líder de los ortodoxos rusos fallecido el pasado viernes

Muchas personas han hecho cola durante siete horas en la madrugada del domingo para visitar la capilla ardiente de Alexis II
Muchas personas han hecho cola durante siete horas en la madrugada del domingo para visitar la capilla ardiente de Alexis II EFE

Más de 10.000 personas se han acercado durante la noche a la Catedral moscovita de Cristo Salvador y han guardado cola durante hasta siete horas para dar el último adiós al líder de los ortodoxos rusos, Alexis II, fallecido el pasado viernes a los 79 años de edad.

El acceso a la capilla ardiente estará permitido las 24 horas del día hasta el próximo martes, cuando los restos mortales de Alexis II recibirán sepultura en la Catedral de la Epifanía Yelójovski, donde también descansan las reliquias de su patrón celestial, San Alexis, y de uno de sus antecesores, el patriarca Sergio Stragoodski. El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, ha firmado un decreto según el cual tanto las instituciones culturales como las emisoras de radio y canales de televisión deberán suprimir sus programas de entretenimiento el día del entierro.

El Santo Sínodo, que se reunió el sábado con carácter de urgencia para elegir al lugarteniente del patriarcado, fijará el miércoles que viene la fecha en la que tendrá lugar el Concilio Local, durante el que será elegido el decimosexto patriarca de la IOR. Según los estatutos, la elección del nuevo patriarca debe llevarse a cabo en el plazo de seis meses, es decir, como más tarde, hasta junio del año que viene.

El fallecido líder de los ortodoxos rusos, que sucedió al frente de la IOR a Pímen I en junio de 1990, un año antes de la caída de la URSS, fue el primer patriarca ortodoxo elegido por voto secreto y no designado por los dirigentes soviéticos.