_
_
_
_

India y Pakistán abren una puerta para superar el conflicto de Cachemira

La apertura de una nueva ruta comercial es considerada simbólica entre ambos países para alcanzar la paz por una región que les ha llevado a tres guerras

India y Pakistán se preparan hoy para la histórica apertura de un paso comercial para el tráfico rodado en la región de Cachemira, objeto de guerras y disputas entre las dos potencias nucleares desde hace 60 años. Los pasos fronterizos abiertos han sido el situado en la carretera que une las ciudades de Muzaffarabad (Pakistán) y Srinagar (India), conocida como ruta del Jhelum, y la conexión entre Rawlakote (Pakistán) y Punch (India).

La decisión de abrir esta vía comercial se tomó hace tan sólo un mes y desde entonces ha cobrado un simbolismo especial. Es el primer hecho oficial que se considera un paso adelante en las negociaciones de paz entre ambos países, reanudas después de más de medio siglo de tensión política y militar. Dentro de las conversaciones de paz, esta nueva ruta comercial tiene el objetivo de la creación de "fronteras más suaves", tal y como las autoridades paquistaníes e indias quieren fomentar para reanudar las relaciones entre ambas poblaciones.

Más información
Una esperanza para las relaciones entre India y Pakistán

"Tengo bastante confianza que este comienzo nos permitirá regular y dar formar a un comercio estable entre ambos países", ha dicho Sardar Attique Ahmed Khan, primer ministro de la región de Cachemira. Según Khan, este paso comercial incidirá en la búsqueda de una solución sobre la frontera de facto, conocida como Línea de Control (LOC, por sus siglas en inglés), que se extiende entre los cauces de los ríos Chenab y Ravi y divide a Pakistán e India.

Ambos países buscan un consenso general sobre la necesidad de fomentar el contacto entre las personas separadas por esta línea. El control de las autoridades paquistaníes e indias ha sido siempre exhaustivo, lo que ha incidido en la fatiga generalizada de los cachemires, que tienen familiares al otro lado de la línea, y ha sido caldo de cultivo para enfrentamientos con los separatistas.

Seis décadas de conflicto

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El valle de Cachemira, enclavado en el corazón de la cordillera del Himalaya, se encuentra actualmente dividido entre India, Pakistán y China, también con potencial nuclear. Pakistán controla la región noroccidental (territorios del Norte y Azad Kashmir); India controla los sectores central y meridional de la región (Jammu y Cachemira) y China la región nororiental (Aksai Chin).

Ambos países mantienen un enfrentamiento que supera el medio siglo y que les ha llevado a tres guerras -dos por el control de esa región y una por Bangladesh, que envolvió también a Cachemira- desde que terminó la Segunda Guerra Mundial. India proclamó su independencia en1947 y su vecino pakistaní no aceptó quedarse sin un territorio que consideraba, y considera, de su propiedad.

Pequeños enfrentamientos como el de 1999 en la ciudad de Kargil llevaron el conflicto al límite en una región que vivió uno de sus peores momentos en octubre de 2005. Un terremoto asoló entonces el valle, de vértice a vértice, dejando un rastro mortal de unas 73.000 víctimas.

Ciudadanos cachemires celebran la apertura de la ruta comercial en la frontera entre Pakistán e India.
Ciudadanos cachemires celebran la apertura de la ruta comercial en la frontera entre Pakistán e India.AP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_