Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso elige a Taro Aso como primer ministro de Japón

El carismático político sustituye al dimisionario Yasuo Fukuda, que apenas ha durado un año en el Gobierno

La Cámara Baja nipona ha elegido hoy al ex ministro de Asuntos Exteriores Taro Aso, de 68 años, jefe de Gobierno de Japón en sustitución del dimisionario Yasuo Fukuda. Aunque en el Senado la votación fue contraria a Aso por la mayoría opositora, su designación como primer ministro es ya segura puesto que la Constitución estipula que, en caso de discrepancia, prevalece el resultado de la Cámara Baja.

Fukuda, de 72 años y que apenas permaneció un año en el puesto, había dimitido poco antes, junto a todo su Gobierno, para dar paso a Aso. De un total de 477 votos en la Cámara de Diputados, 337 fueron para Taro Aso y 117 para Ichiro Ozawa, de 66 años y líder del opositor Partido Democrático (PD). Los restantes sufragios se repartieron entre tres formaciones minoritarias (Partido Comunista, Partido Social Demócrata y Nuevo Partido de los Ciudadanos).

Elección segura

La elección de Aso como primer ministro era segura debido a la abrumadora mayoría en la Cámara Baja de la coalición liderada por su partido, el Liberal Demócrata (PLD), y formada también por el Nuevo Komeito, de orientación budista.

En el Senado, sin embargo, Ozawa fue el ganador, como también se esperaba, debido a la mayoría de la oposición, si bien hubo que celebrar dos votaciones pues ningún candidato alcanzó la mayoría suficiente de los sufragios en primera instancia. Ahora un comité conjunto analizará ambos resultados si bien todo es una pura cuestión de trámite puesto que, en último término, la Constitución japonesa establece que prevalece el resultado de la Cámara Baja, por lo que la proclamación de Aso es segura.

Taro Aso, que estuvo al frente de la cartera de Asuntos Exteriores en 2005 y 2007, es un orador carismático, procedente de una familia de conocidos políticos en Japón -su abuelo fue ya primer ministro-, y defiende posturas nacionalistas en política exterior.