El diálogo boliviano 'encalla' en los plazos para lograr acuerdos

El Gobierno quiere una rápida convocatoria del referéndum constitucional y la oposición pide más tiempo

El presidente de Bolivia, Evo Morales, propuso ayer un acuerdo para que el Congreso apruebe antes del 1 de octubre la convocatoria de un referéndum sobre el proyecto de Constitución, aunque sus opositores autonomistas piden más tiempo para dialogar sobre otros asuntos. El intercambio de propuestas y contrapropuestas de acuerdo entre Morales y los prefectos (gobernadores) autonomistas ha marcado las últimas horas del llamado "diálogo nacional", que tiene lugar en la ciudad de Cochabamba y que entró ayer en su cuarta jornada sin que se haya llegado a consensos significativos para poner fin a la crisis.

Aunque el Gobierno y los opositores insisten en mantener el diálogo para superar la crisis del país, difieren en los "tiempos" necesarios para cerrar acuerdos.

Morales busca un acuerdo inmediato sobre la convocatoria de la consulta constitucional, para lo cual presentó a los prefectos un documento en el que propone el 1 de octubre como fecha para que el Congreso apruebe la convocatoria. Garantiza también la compatibilización del régimen autonómico que reclaman las regiones de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca con la nueva Carta Magna, según el portavoz presidencial Iván Canelas. Pero los gobernadores autonomistas piden más plazo para dialogar, al menos un mes, como se estableció en el preacuerdo que permitió abrir el diálogo de Cochabamba.

Los prefectos han respondido a Morales con otra propuesta de acuerdo en la que básicamente reclaman prolongar el proceso de diálogo para que las mesas técnicas elaboren sus trabajos de forma "ininterrumpida" y "permanente", y cierren temas específicos a partir del próximo 25 de septiembre.

El representante de los gobernadores autonomistas, el prefecto de Tarija, Mario Cossío, no se opuso a la convocatoria de la consulta constitucional, pero rechazó una fecha tan cercana como la que propone Morales, al considerar que sería tanto como aceptar "a ciegas" el texto de Carta Magna que impulsa el oficialismo.

Por otra parte, el secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, se mostró optimista en que se alcanzará un acuerdo entre las partes para superar la crisis política de Bolivia, según una entrevista que publicaba ayer el diario chileno El Mercurio. "Creo que hay una disposición de diálogo que se ha estado realizando (...). La verdad es que soy optimista", afirmó Insulza desde Bolivia, adonde llegó el viernes pasado para participar de las conversaciones para solucionar la crisis del país altiplánico. "Hay buenas razones para pensar en que se puede llegar a un acuerdo; si bien la situación es tensa (...), creo que está todo el mundo trabajando de buena voluntad", añadió.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Morales (centro) conversa con Insulza (derecha) en presencia del vicepresidente García Linera.
Morales (centro) conversa con Insulza (derecha) en presencia del vicepresidente García Linera.AFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS