Georgia firma el plan de paz para poner fin al conflicto con Rusia

La secretaria de Estado norteamericana muestra el apoyo de Washington.- Merkel dice a Medvédev que la reacción rusa sobre Georgia fue "desproporcionada".- Bush acusa a Moscú de "acoso e intimidación"

Georgia ha aceptado el plan de paz impulsado por Francia, para poner fin a las hostilidades con Rusia sobre Osetia del Sur. El presidente Mijaíl Saakashivili ha hecho el anuncio tras varias horas de reunión con la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, en Tbilisi, ocasión que también ha aprovechado para responsabilizar a los países occidentales por no reaccionar con la suficiente fuerza a las operaciones militares rusas y por no garantizar su entrada a la la Alianza del Atlántico Norte (OTAN)

Saakashvili ha afirmado que "hoy estamos viendo el mal directamente a los ojos", y ha asegurado que Georgia nunca se resignará a una ocupación de su territorio por parte de Rusia. Ha declarado que "la soberanía de Georgia sobre Abjasia y Osetia del Sur es inapelable" y que "no habrá compromiso sobre esos territorios", y subrayó que el país caucásico firma un plan de arreglo y "no un acuerdo de capitulación".

Más información
Moscú respalda la independencia de Osetia del Sur y Abjazia
Rusia se resiste a replegarse de Georgia
Rice y Sarkozy apremian a las partes a ratificar el plan de paz

Rice, por su parte, ha dicho que el acuerdo establece un alto el fuego inmediato por lo que insta a la retirada "ahora" de las tropas rusas en Georgia, lo que consideró como la prioridad más urgente de cara al cumplimiento de los términos del acuerdo de paz entre ambos países. Asimismo, ha demandado la presencia de observadores internacionales y de eventualmente una fuerza internacional imparcial para mantener la paz. Rice ha informado de que Saakashvili firmó el plan de seis puntos, diseñado por la Presidencia francesa de la Unión Europea, después de que ella le esclareciera algunos aspectos del mismo que había tratado la víspera en París con su autor, el presidente galo, Nicolas Sarkozy.

La secretaria de Estado norteamericana ha llegado este viernes por la mañana a Tbilisi para mostrar el apoyo de Washington y confirmar con las autoridades de Georgia el acuerdo de paz. Mientras Rice negociaba con las autoridades georgianas, el presidente de EE UU, desde Washington, ha acusado a Moscú de "acoso e intimidación", en una declaración antes de partir de vacaciones a su rancho de Texas.

Pero no sólo Bush ha cargado contra los rusos. La canciller alemana, Ángela Merkel, reunida en el balneario de Sochi, sobre el Mar Negro, ha dicho al presidente ruso Dmitri Medvédev, que la reacción del Kremlin en el conflicto sobre Osetia del Sur ha sido "desproporcionado".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El viaje de Rice se produce una semana después del inicio de las hostilidades entre las fuerzas georgianas y las rusas en la region separatista de Osetia del Sur. Rice se reunirá con el presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, quien ya ha anunciado que necesita analizar más de cerca el plan de paz antes de suscribirlo.

En medio de informes de saqueos por milicias irregulares, Saakashvili ha acusado a los soldados rusos de "limpieza étnica" en las zonas separatistas de Abjazia y Osetia del Sur. Ha afirmado que Moscú quiere humillar a Georgia como lo hicieron los nazis con Checoslovaquia en la década de los 30. Rusia, por su parte, afirma que las acciones estuvieron plenamente justificadas por la "agresión" de Goergia al atacar a Osetia del Sur la semana pasada y asegura que sus tropas deben permanecer en territorio georgiano para asegurar la situación y evitar que se extienda el conflicto.

Ambas partes han intercambiado este viernes acusaciones de violaciones en la zona de guerra. Georgia ha citado a un grupo de derechos humanos estadounidense que dice que Moscú ha utilizado bombas de racimo contra civiles, lo cual es negado por los rusos, mientras que Moscú acusa a las tropas de Tbilisi de colocar minas en áreas civiles mientras se replegaban a comienzos de esta semana.

Rice, quien se reunió este jueves con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha dicho que el acuerdo de alto el fuego necesita "aclaraciones importantes" para asegurar que los intereses georgianos están protegidos.

En Moscú, el subjefe del Estado Mayor ruso, ha dicho a los periodistas que no se han registrado episodios de tiroteos en las últimas 24 horas. Sin embargo, este viernes se podían ver tanques y vehículos blindados rusos bloqueando la entrada principal a Gori, a unos 70 kilómetros al oeste de la capital georgiana, Tbilisi, según un corresponsal de Reuters.

Merkel y Medvédev

Merkel, en su reunión con el líder ruso, le ha pedido que respete la integridad territorial de Georgia y que adopte la diplomacia para resolver el conflicto. "Aún teniendo en cuenta la versión rusa de los acontecimientos, de todas formas he declarado que considero desproporcionada la reacción rusa", Ha dicho Merkel, citada por la agencia Interfax, en el balneario ruso de Sochi.

La canciller alemana ha subrayado que "el punto de partida debe ser la integridad territorial de Georgia", al señalar que "no se pueden esperar 15 años para el arreglo del conflicto". Además, ha dicho que la presencia de las tropas rusas en territorio georgiano es "incorrecta" y ha recalcado que "por ello, es necesario cumplir urgentemente el plan de seis puntos (presentado esta semana por la Unión Europea y aceptado por Moscú y Tbilisi) a fin de que las tropas rusas salgan de Georgia".

"Hay un progreso evidente. Confío en que todas las partes firmen este plan y yo, con satisfacción, he oído que, en opinión de la parte rusa, este plan es un buen fundamento", ha agregado.

Alemania es el principal socio comercial de Rusia e históricamente ha tomado posiciones pro-rusas, por lo que Moscú presta mucha atención a lo que pueda decir Berlín.

"Acoso e intimidación"

Bush, antes de partir de vacaciones de verano, ha vuelto a declarar sobre la situación de Georgia, a la que ha vuelto a expresar su apoyo como aliado de EE UU. "Con sus acciones en los últimos días, Rusia ha dañado su credibilidad y sus relaciones con las naciones del mundo libre", ha afirmado Bush. "El acoso y la intimidación no son formas aceptables de dirigir la política exterior en el siglo XXI", ha agregado el mandatario.

Aun así, Bush ha hecho hincapié en que EEUU está interesado en mantener buenas relaciones con Rusia y no regresar a la tensión que caracterizó la era de la Guerra Fría. "Tener una relación polémica con Rusia no es del interés de EE UU", ha afirmado el inquilino de la Casa Blanca.

La secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice, y el presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili
La secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice, y el presidente georgiano, Mijaíl SaakashviliAFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS