Los representantes de Rusia y Georgia explican la situación en Osetia

Alexander Surikov, el segundo de la Embajada de Rusia y Zurab Pololikashvili, embajador de Georgia, han charlado con los lectores de ELPAÍS.com sobre la guerra en el Caucaso

El Encargado de Negocios a.i. de Rusia en España en España, Alexander Surikov, ha asegurado que Rusia mantiene intacto el alto el fuego declarado hace unos días a pesar de las acusaciones de Georgia de haberlo violado tras persistir sus ataques a la ciudad de Gori. El representante ruso en España ha explicado que la permanencia de sus tropas en la ciudad georgiana se limitaba a destruir depósitos de armas e instalaciones militares georgianas.

Surikov ha defendido la iniciativa militar rusa en la zona como un acto de legítima defensa inevitable: "Las circunstancias fueron extremas, el bombardeo a la ciudad capital de Osetia del Sur ha provocado esta respuesta militar".

Asimismo, el segundo de la embajada rusa ha negado que sus acciones tengan otro trasfondo que el puramente defensivo. "El único objetivo de las acciones rusas en la zona fue y sigue siendo defender a los ciudadanos rusos, así como a los surosetios, para los cuáles somos garantes internacionales de su seguridad y protectores ante el exterminio indiscriminado".

Divide y vencerás

En lado opuesto a las palabras del representante ruso se encuentran las declaraciones de Zurab Pololikashvili, embajador de Georgia en España. "Desgraciadamente el imperio ruso siempre supo emplear el principio 'divide y vencerás' para castigar a varios pueblos del imperio después de la caída de la URSS", ha señalado en relación a las minorías étnicas de Osetia y Abjasa.

De hecho, no ha dudado en justificar el bombardeo a Tsjinvali alegando que "durante los últimos meses Georgia se estaba enfrentando a varias provocaciones por parte de los separatistas con obvio apoyo de Rusia. Los pueblos georgianos fueron sistemáticamente atacados y el Gobierno georgiano no tuvo otro remedio que defender a la población civil de la región".

Asímismo, el embajador ha descrito la situación en Osetia como muy grave diceindo que "las calles de esa región están destruidas por los bombardeos rusos y se está llevando a cabo una limpieza étnica. Miles de georgianos y osetios han tenido que huir".

"Los últimos acontecimientos nos demuestran que sólo bajo el paraguas de la OTAN la seguridad de Georgia podría ser garantizada", ha señalado el embajador. Además, ha aclarado que "la mejor manera de salir de este callejón sería una presión bien coordinada por toda la comunidad internacional para forzar a Rusia a frenar su agresión".

Por último, Zurab Pololikashvili, ha explicado que el comportamiento de los dirigentes rusos demuestra "con toda claridad" que Rusia quiere apoderarse o destruir la ruta pipe line (Baku-Tbilisi-Caiyan) y hacerse con el monopolio en los recursos energéticos. "Por eso es muy importante que los dirigentes europeos demuestren su firmeza ante Rusia", ha sentenciado el representante de Georgia en España.

JAVIER CORCUERA

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50