Medvédev ordena el fin de las operaciones militares rusas en Georgia

Rusia pone dos condiciones a un alto el fuego definitivo: que las tropas georgianas vuelvan a sus posiciones pre

Gori / Moscú - 12 ago 2008 - 12:02 UTC

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha ordenado el fin de las operaciones militares rusas en Georgia. El freno a la invasión de Georgia decretado por el Kremlin tiene, sin embargo, dos condiciones: Primera, que las tropas georgianas se retiren a las posiciones que ocupaban antes del pasado jueves; segunda, el compromiso por escrito de Tbilisi de que no volverá a usar la fuerza. La presión internacional para que Moscú no siguiera adelante con la primera invasión en toda regla de un país soberano desde la caída de la URSS parece haber hecho mella en el Gobierno ruso. La decisión de Medvédev coincide con la llegada a Moscú del presidente francés y de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, que ha celebrado el alto el fuego y ha pedido también la vuelta a la situación previa a la guerra.

Más información

Apenas minutos antes de la llegada de Sarkozy al Kremlin para presentar un plan de paz, Medvédev parecía plegarse a las presiones internacionales y anunciaba el fin de las operaciones militares en suelo de Georgia. Medvédev ha dado instrucciones al Ministerio de Defensa para "detener la operación para imponer la paz a las autoridades de Georgia". "El objetivo de la operación ha sido alcanzado", ha dicho Medvédev. "La seguridad de nuestros soldados paz y de la población civil ha sido restablecida, el agresor se llevó el castigo y sufrió pérdidas sustanciales", ha dicho, advirtiendo que no dudará en intervenir de nuevo si vuelven a aparecer nuevos "focos de resistencia" o nuevas "ambiciones agresivas" por parte de Tbilisi.

Más tarde, tras reunirse con Sarkozy, ha matizado las condiciones del alto el fuego ruso. "Podemos discutir la cuestión de una solución definitiva si se cumplen dos condiciones", ha dicho Medvédev. "Primero, las tropas georgianas deben regresar a sus posiciones iniciales y ser parcialmente desmilitarizadas. Segundo, necesitamos un compromiso vinculante por escrito contra el uso de la fuerza" por parte de Georgia. Es decir, una reducción de tropas georgianas, su vuelta a los cuarteles -algo que ya contemplaba el plan de paz de la UE presentado ayer- y el compromiso de que no volverán a atacar como hicieron el jueves contra los separatistas surosetios.

La decisión del presidente ruso pone fin a cinco días de combates que comenzaron el pasado jueves cuando Georgia lanzó una operación militar contra los separatistas de Osetia del Sur. Rusia, que apoya a los rebeldes y que facilita pasaportes rusos a los surosetios, salió inmediatamente en su defensa. Ayer tomó el control de Osetia del Sur y de Abjazia, la otra región separatista de Georgia y se adentró en zonas georgianas, hacia Gori en el centro del país y hacia Senaki en el este. Era una invasión en toda regla.

El Gobierno georgiano, no obstante, no se fía y exige "más pruebas" de la decisión rusa, según el primer ministro ruso, Lado Gurgenidze, que advierte también de que estarán "preparados para todo" hasta que Moscú firme un acuerdo de paz. "Necesitamos más pruebas, cualquiera en nuestra situación necesita un acuerdo vinculante firmado".

Bombardeo en Gori

La decisión de Medvédev llega mientras aún se escucha el eco de las bombas rusas que han caído esta misma mañana sobre la ciudad georgiana de Gori. Según la agencia Reuters, al menos cinco personas han muerto en los bombardeos. No ha habido grandes enfrentamientos entre los soldados georgianos que se han refugiado en las afueras de la ciudad y las tropas rusas que hasta la decisión de Medvédev se dirigían a su conquista.

Mientras, al otro lado del país, los separatistas de Abjazia, la otra región rebelde de Georgia, se han lanzado contra los soldados georgianos que controlan el desfiladero de Kodori, que sirve de paso natural hacia la región. En realidad, es la única zona abjaza controlada por Georgia, mientras que el resto de la provincia mantiene una independencia de facto sobre Tbilisi. Insisten los soldados abjazos en que los soldados rusos, que ayer penetraron en Georgia desde Abjazia, no participan hoy en la operación lanzada para recuperar los desfiladeros de Kodori.

Durante la noche, no ha habido grandes movimientos de soldados rusos fuera de Osetia del Sur o de Abjazia. Las tropas rusas, una vez que han conseguido hacerse con el control de las dos provincias rebeldes, han frenado su avance por el interior de Georgia.

Varias personas recogen los cadáveres de dos hombres muertos durante un bombardeo ruso sobre Gori.
Varias personas recogen los cadáveres de dos hombres muertos durante un bombardeo ruso sobre Gori.REUTERS

Muere un cámara holandés en Gori

Un cámara holandés ha muerto hoy en la ciudad georgiana de Gori como consecuencia del bombardeo ruso de esta mañana, según ha informado la cadena de televisión RTL Nieuws, para la que trabajaba el fallecido. Stan Storimans ha muerto en un ataque en el que han fallecido otras cuatro personas, según el canal de noticias. Otro corresponsal de la cadena, Jeroen Akkermans, que cubría el evento junto al cámara fallecido, se cuenta entre los heridos. La cadena holandesa ha suspendido la presentación de su nueva programación, prevista para esta mañana, al conocer la noticia.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50