Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El G7 urge a Rusia a aceptar una tregua con Georgia

Continúan los esfuerzos diplomáticos para poner fin al conflicto en el Cáucaso.- Bernard Kouchner logra el apoyo de Tbilisi a un plan de paz que ahora presentará a Moscú.- La OTAN y Reino Unido condenan el uso excesivo de la fuerza por parte rusa

Tbilisi / Londres / Washington

Mientras siguen los combates en torno a la región separatista georgiana de Osetia del Sur y otros puntos de Georgia, los ministros de Exteriores del Grupo de los Siete, conformado por Italia, Francia, Alemania, Japón, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá, han urgido este lunes a Rusia a que acepte un alto al fuego inmediato con Georgia y que respete su integridad territorial. Asimismo, los ministros expresaron su respaldo a los esfuerzos de mediación que están realizando los ministros de Exteriores de Francia y Finlandia.

Bernard Kouchner, ministro de Exteriores de Francia, que ostenta la presidencia de turno de la UE, acompañado por el jefe de la diplomacia finlandesa, Alexander Stubb, han viajado a Tbilisi, donde han obtenido la firma del presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, a un documento de alto el fuego que se iba a entregar al Gobierno ruso en Moscú. Mientras, la OTAN, EE UU y Reino Unido han criticado el "desproporcionado" uso de la fuerza de Rusia contra Georgia, mientras que la Comisión Europea ha llamado a Rusia a detener inmediatamente toda actividad militar en suelo de Georgia.

Kouchner ha presentado al Gobierno de Georgia un "plan para el alto el fuego" en la zona que ha sido aceptado por Saakashvili. Según Kouchner, Saakashvili está "decidido a lograr la paz". Falta por comprobar si lo está el presidente ruso, Dimitri Medvédev, al que se ha presentado también el plan de alto el fuego. El jefe de la diplomacia francesa dice que el objetivo de su visita a la zona era "proponer una tregua" en forma de cese inmediato e incondicional de las hostilidades, una promesa firmada de no volver a usar la fuerza y retirada de las tropas. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, viaja también este martes a la capital rusa.

Los ministros de Exteriores de la UE se reunirán en Bruselas para analizar el conflicto. Entiende la UE que su papel en esta crisis es crucial, por encima del de EE UU, ya que "en cierta medida, forma parte del conflicto", como ha asegurado Kouchner, en referencia a los intentos de EE UU de integrar a Georgia en la OTAN, su apoyo diplomático a Tbilisi y por su afán de construir un escudo antimisiles en Europa. No obstante, Kouchner condede a Washington un papel en el proceso de paz posterior al fin de las hostilidades.

Condenas

Mientras, EE UU, la OTAN, la UEy Reino Unido han condenado las operaciones rusas contra Georgia. El presidente de EE UU, George W. Bush, ha criticado la "desproporcionada respuesta" rusa a las operaciones georgianas, al tiempo que ha llamado a la paz. Gran aliado del presidente georgiano, ha comentado que ha discutido la situación con el primer ministro ruso, Vladímir Putin, y ha sido "firme" con él, condenando "fuertemente los bombardeos fuera de Osetia del Sur".

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop-Scheffer, ha condenado el uso excesivo de la fuerza por parte rusa. El líder de la Alianza Atlántica "está muy preocupado por el uso desproporcionado de la fuerza por los rusos y por la falta de respeto a la integridad territorial de Georgia", ha dicho su portavoz. Por su parte, Rusia está pidiendo una reunión de emergencia con la OTAN para ver qué salidas se pueden encontrar la conflicto.

La Comisión Europea ha llamado a Rusia a "detener inmediatamente toda actividad military en territorio de Georgia". Finalmente, el ministro de Exteriores de Reino Unido, David Miliband, ha condenado los ataques rusos, diciendo que Rusia ha extendido los combates más allá de Osetia del Sur. "Los representantes británicos en la zona y los medios de comunicación han informado de que Rusia ha extendido los combates bastante más allá de Osetia del Sur, atacando el puerto georgiano de Poti y la ciudad de Gori, mientras las fuerzas separatistas abjazas han bombardeado posiciones de Georgia. Lo condeno", dice Miliband en un comunicado. Por ello, ha instado a Rusia a aceptar la oferta de alto el fuego del Gobierno georgiano.