Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU acusa a Rusia de querer derrocar al presidente georgiano

Estados Unidos acusa a Rusia de impedir la retirada georgiana y esta le recuerda sus intervenciones en Irak y Afganistán

El embajador de Rusia y EE UU ante el consejo de seguridad durante la tercera sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad
El embajador de Rusia y EE UU ante el consejo de seguridad durante la tercera sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad EFE

El Consejo de Seguridad de la ONU ha sido por tercer día consecutivo escenario del desencuentro de la comunidad internacional con respecto a la guerra entre Rusia y Georgia. El embajador de Estados Unidos, aliado de Georgia, ha acusado a Rusia de oponerse a un cese de las hostilidades en Osetia del Sur porque su objetivo último es el derrocamiento del Gobierno prooccidental del presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili.

El embajador de EEUU ante la ONU, Zalmay Khalilzad, ha asegurado este domingo ante el Consejo de Seguridad que el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, comunicó a su homóloga estadounidense, Condoleeza Rice, en una conversación telefónica que ésa era la intención de Moscú en este conflicto.

"Le dijo que el liderazgo de Georgia 'debe largarse', que 'Saakashvili debe largarse'. Eso es completamente inaceptable", ha asegurado el diplomático estadounidense durante la reunión urgente que mantuvo hoy el Consejo de Seguridad sobre la situación en Georgia. Khalilzad se ha girado hacia su homólogo ruso, Vitaly Churkin, y le ha preguntado directamente: "¿Es el cambio de régimen el objetivo de su Gobierno, el derrocamiento de un Gobierno elegido democráticamente?".

Churkin se ha mostrado sorprendido por la alusión pública a una "llamada telefónica confidencial" y ha aseguróado que "cambio de régimen es una invención puramente estadounidense que nosotros no usamos". "Nunca hemos utilizado esta terminología en nuestro pensamiento político. Nosotros estamos por la democracia en Georgia", ha declarado Churkin a la prensa tras la reunión.

En su opinión, "en ocasiones hay líderes electos democrática o semi-democráticamente que provocan grandes problemas a sus países y a veces esos líderes tienen que plantearse cuán útiles han sido para su gente".

Pero en la mesa del Consejo de Seguridad, el ministro ruso ha contraatacado recordando las intervenciones militares de EE UU en los últimos años: "Es una declaración inaceptable, particularmente si parte de los labios del representante permanente de un país cuyas acciones en Irak y Afganistán todos conocemos", ha afirmado.

Desde Moscú, el propio ministro de Exteriores ruso, ha acusado a Rice de malinterpretar sus palabras. "Condoleezza Rice interpreta incorrectamente nuestra conversación cuando intenta presentar las cosas de forma que, sin la salida de Saakashvili, sería imposible detener el conflicto en Osetia del Sur", ha señalado posteriormente Lavrov a la agencia oficial rusa Itar-Tass. "Si las tropas georgianas abandonan Osetia del Sur y entre Georgia y ésta se firma un acuerdo de renuncia al uso de la fuerza, la paz se restablecerá independientemente del destino personal de Saakashvili", ha sentenciado el jefe de la diplomacia rusa.

Cuarta reunión del Consejo

La reunión, la cuarta en tres días, se ha suspendido para que un reducido grupo de miembros del Consejo negocie la redacción de un proyecto de resolución que llame al alto el fuego y que se podría presentar en las próximas horas.

Rusia ya ha dejado claro que se opondrá a la propuesta, pese a que, según fuentes diplomáticas, el borrador que se baraja sustituye la "condena" expresa a los ataques rusos que inicialmente proponía Estados Unidos por el verbo "deplorar".

"Al menos el mundo tiene que saber que todos estamos unidos y que es Rusia la que está en el lado equivocado", apuntado Khalilzad ante el anunciado veto de Moscú.