Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fidel reprocha las FARC y saluda la liberación de Betancourt

"Nunca debieron ser secuestrados los civiles, ni mantenidos como prisioneros los militares en las condiciones de la selva. Eran hechos objetivamente crueles"

Cruel y injustificado. Así define el líder cubano Fidel Castro el período de 2.323 días que la candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt ha pasado secuestrada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). "Nunca debieron ser secuestrados los civiles, ni mantenidos como prisioneros los militares en las condiciones de la selva. Eran hechos objetivamente crueles. Ningún propósito revolucionario lo podía justificar", matiza el ex mandatario cubano en un texto publicado en medios colombianos.

Apartado del poder desde hace casi dos años por motivos de salud, Castro afirma en el texto que Cuba apoya el proceso de paz en Colombia desde hace más de 20 años. "Por elemental sentimiento de humanidad, nos alegró la noticia de que Ingrid Betancourt, tres ciudadanos norteamericanos y otros once policías colombianos habían sido liberados", ha escrito. Betancourt y otros 14 rehenes de las FARC fueron rescatados el pasado miércoles en un operativo militar conocido como Operación Jaque ordenado por el presidente colombiano, Alvaro Uribe.

Castro, que llegó al poder en 1959 al frente de un movimiento guerrillero, inspiró a las FARC y otros rebeldes de izquierda que tomaron desde entonces las armas en Colombia. Pese a sus diferencias ideológicas con Uribe, en los últimos años le ayudó a entablar negociaciones con el Ejército Nacional de Liberación, la otra guerrilla izquierdista de Colombia. Castro había apoyado además a comienzos de 2008 un fallido intento de su aliado, el presidente venezolano Hugo Chávez, de persuadir a las FARC para que liberaran a la política franco-colombana, que se ha convertido en un símbolo del conflicto colombiano en el mundo.

En el comunicado, Castro ataca los Estados Unidos. Advierte de que Estados Unidos podría intentar manipular ahora el rescate de los rehenes. "Observamos con preocupación cómo el imperialismo trata de explotar lo ocurrido en Colombia para ocultar y justificar sus horrendos crímenes de genocidio con otros pueblos, desviar la atención internacional de sus planes intervencionistas en Venezuela y Bolivia", ha apuntado. Castro, de 81 años, no aparece en público desde que enfermó en julio de 2006. El pasado mes de febrero fue reemplazado en la presidencia por su hermano Raúl Castro.