Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Purga policial por la tragedia de la discoteca mexicana

Destituidos 17 agentes que participaron en el dispositivo

Los graves errores cometidos en el desalojo de cientos de jóvenes de la discoteca News Divine el pasado viernes, en el que murieron doce personas, ha colocado en el disparadero a la policía de Ciudad de México. Las sospechas recaen sobre 17 jefes policiales que han sido destituidos. Todos ellos son directores y subdirectores de la Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF) que, según confirmaron a Efe fuentes de la dependencia, habían participado en la acción.

Un operativo mal planteado pudo ser la causa de la tragedia, según Luis de la Barreda, director del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI). Al parecer, los jóvenes que se encontraban dentro del local trataron de escapar del cerco "para no ser arrestados injustamente; temían a la policía".

Varios vídeos y fotografías que facilitó ayer la policía atestiguan que los jóvenes comenzaron a abandonar la discoteca News Divine tranquilamente, pero en un momento dado la puerta de salida se cerró a la espera de que llegasen más autobuses de policía para llevarse a los detenidos. Fue en ese momento cuando se frenó la estampida y derivó en la muerte de nueve civiles y tres policías. "Está claro que se trataba de una acción torpe, verdaderamente inaudita, criminal, ya que se debió prever lo que pudo haber ocasionado", aseguró De la Barreda.

El director del ICESI incidió en que en torno a la operación policial "hay algo turbio. Si se quería detectar y sancionar un lugar donde se vendía alcohol y drogas a menores bastaba con que policías de paisano documentaran lo que sucedía en el interior del local", explicó. La explicación de De la Barreda, aunque lógica, se alejaba mucho de lo que ocurrió el viernes en el local del barrio Nueva Atzacoalco. En lugar de los policías de paisano, a la discoteca llegaron centenares de policías antidisturbios para tratar de detener a los jóvenes, "que no habían cometido ningún delito; su única infracción había sido ir a bailar, ya que no era su responsabilidad si en el lugar se vendía alcohol o drogas".

El jefe de la Unidad de Asuntos Internos de la policía, Alberto Peralta Flores, reconoció, cinco días después de la tragedia, "errores técnicos en el operativo policial que unidos a los momentos que se vivieron y las circunstancias del lugar, derivaron en la lamentable pérdida de 12 vidas humanas".

Desde el mismo día del suceso, la dirección de Asuntos Internos de la policía inició una investigación en la que se llamó a declarar a todos aquellos agentes que participaron en el dispositivo de la discoteca.

El secretario de Seguridad Pública, Joel Ortega, y otros funcionarios del Gobierno de Ciudad de México, apuntaron como responsable de la estampida mortal al dueño de la discoteca. Tanto él como uno de los camareros han sido acusados de corrupción de menores, ya que en el local, supuestamente, se vendía cerveza a menores de edad y se consumían drogas como éxtasis o marihuana. La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal confirmó ayer que al menos siete mandos de la policía serán procesados por su presunta responsabilidad en la tragedia del News Divine.

Alrededor de un centenar de familiares y amigos de las víctimas convocaron una protesta ayer que concluyó en la residencia presidencial de Los Pinos. Los manifestantes exigían al presidente Felipe Calderón sanciones duras para los responsables de los mandos policiales. Calderón es el responsable, por ley, de nombrar al jefe de la policía de Ciudad de México y tiene la capacidad para despedirlo. De la Barreda afirmó que sería justo que Joel Ortega dejara su puesto de secretario de Seguridad "sin que nadie se lo pidiera; él sabe que su cargo depende de la confianza ciudadana".