Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michel Suleimán será elegido presidente de Líbano el domingo

La oposición, encabezada por Hezbolá, y la mayoría parlamentaria alcanzan por fin un acuerdo que permitirá formar un Gobierno de unidad.- EE UU celebra el acuerdo

Líbano por fin tendrá presidente. Tras 18 meses de enfrentamientos políticos entre el Gobierno, respaldado por Estados Unidos, y la oposición, liderada por el grupo Hezbolá, se ha alcanzado hoy un acuerdo en Doha que permitirá la elección de un presidente el próximo domingo, responsabilidad que recaerá sobre los hombros del jefe del Ejército, Michel Suleimán.

El acuerdo, suscrito hoy con la mediación de la Liga Árabe, permitirá también la formación de un Gobierno de unidad nacional y la aprobación de la ley electoral de 1960. Las partes se han comprometido a "respetar la soberanía del Estado" y a "evitar el uso de las armas para lograr objetivos políticos", según ha anunciado el primer ministro de Qatar, el jeque Hamad bin Yasem.

El presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, ha anunciado desde Doha el fin de la acampada que la oposición mantiene desde hace un año y medio en el centro de Beirut en protesta por lo que consideraba un Ejecutivo ilegítimo. El Parlamento ha sido convocado el domingo para votar aunque el acuerdo es unánime: Michel Suleimán será el próximo presidente.

Estados Unidos, a través de su secretaria de Estado, Condoleezza Rice, ha celebrado el acuerdo, que ha cailifcado de un buen paso hacia la solución de la actual crisis política.

Los representantes del Gobierno libanés, presidido por Fuad Siniora, y de la organización islamista Hezbolá han alcanzado este acuerdo después de seis días de negociaciones mantenidas con mediación árabe en la ciudad quatarí de Doha. "El acuerdo está sellado. El texto está redactado", ha declarado un representante de la oposición libanesa. El pacto pone fin a 18 meses de enfrentamientos que, con 81 muertos, han puesto al país al borde de la guerra civil.

Antes del anuncio del primer ministro de Qatar, miembros de las delegaciones de la organización terrorista, que mantiene un fuerte control sobre áreas del sur del país, y del Gobierno libanés habían informado del final satisfactorio de las negociaciones durante la pasada madrugada madrugada. El acuerdo zanja además las disputas sobre el diseño de una nueva ley electoral y el reparto de carteras en el Gobierno entre todas las facciones que componen el fragmentado panorama político del país árabe. También otorga a Hezbolá el derecho a veto dentro del Gabinete.

Seis meses sin presidente

Unas horas antes, miembros del Gobierno informaban de que ambos lados coincidían en designar al general Michel Suleiman, como nuevo presidente del Parlamento, cargo que permanecía vacante por falta de acuerdo desde que Emile Lahoud terminara su mandanto en noviembre de 2007. La nueva votación se celebrará mañana.

Hezbolá ha desarrollado un fuerte control de las zonas chiíes del sur del país en los últimos años y, apoyado por Siria e Irán, lanzó un desafío al Gobierno a principios de mayo, tras unas declaraciones del primer ministro Fuad Siniora en las que consideraba una "amenaza para el Estado" la red paralela de comunicaciones de la organización. Siniora, por tanto, la prohibía. El jeque Hassan Nasralá consideró la medida, así como la destitución del jefe del aeropuerto de Beirut, cercano a la organización, como "una declaración de guerra". La presión militar de los islamistas forzó a Siniora a retirar sus medidas.

El diálogo en Doha comenzó el pasado sábado gracias a la mediación de Qatar y la Liga Arabe, que puso fin a los enfrentamientos desatados el pasado 7 de mayo en Beirut, que dejaron más de 60 muertos. El texto del acuerdo incluye un párrafo que insta a ambas partes a no emplear la violencia para resolver disputas políticas.