Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre confiesa la matanza de toda su familia en Austria

El sospechoso asesina con un hacha, primero, a su esposa e hija, y luego a sus padres y a su suegro

Un hombre de 39 años ha confesado haber matado en las últimas 24 horas a su esposa, a su hija, a sus padres y a su suegro, ha informado hoy la policía en Viena. El sospechoso se ha entregado esta madrugada a la policía tras reconocer que utilizó un hacha para acabar con la vida de su esposa, de 42 años, y su hija, de 7 años, en su casa familiar, en un barrio acomodado de la capital austriaca, según la emisora pública ORF.

El presunto asesino ha declarado que estaba arruinado, que había perdido una gran cantidad de dinero y que había matado a su familia para "ahorrarles la humillación". Las mismas fuentes policiales han indicado que el hombre se presentó en la comisaría en "estado de confusión" y dijo: "en mi piso yacen mi mujer y mi hija muertas". El arma homicida ha sido descubierta en el asiento trasero de su vehículo.

Los agentes han encontrado los cadáveres de la mujer y la niña en el apartamento de la familia, mientras que los cuerpos sin vida de los padres han sido hallados en la localidad de Ansfelden, en Alta Austria, y la de su suegro en Linz, la capital de ese Estado. Según el director de la seguridad pública de Alta Austria, Alois Lissl, el sospechoso trató de suicidarse pero falló en su intento de ahorcarse. El responsable de seguridad ha dicho en declaraciones a la agencia de noticias APA que los ataques han sido "especialmente crueles", ya que el agresor atacó con el hacha la cabeza de sus víctimas.

La policía ha encontrado varias cartas del agresor, en las que se disculpa por lo sucedido, aunque la policía sigue sin conocer los motivos reales de este crimen. Después de matar a su esposa e hija, el sospechoso viajó a Ansfelden, donde quitó la vida primero a su madre, en la entrada de su casa, y luego a su padre, que estaba dormido en el sofá del salón de la vivienda. A continuación, el hombre se trasladó a Linz, a pocos kilómetros de Ansfelden, donde atacó y mató a su suegro.