Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los jueces británicos pierden la peluca

Los magistrados terminan con siglos de tradición y lucirán a partir de octubre un aspecto más moderno y estilizado

Los jueces británicos vivirán desde octubre una pequeña revolución, al quitarse las blancas pelucas hechas con crin de caballo y las anticuadas togas que visten desde el siglo XVIII en los tribunales de Inglaterra y Gales. Las nuevas togas de los jueces tendrán un aspecto más moderno y estilizado, como las de sus colegas continentales.

Pero esta revolución no será completa, de momento, ya que la renuncia a peluca afectará sólo a los jueces que se ocupen de casos civiles o relacionados con el derecho de familia, que los magistrados de los tribunales crminales estiman que las empolvadas cabelleras protegen su intimidad ante cualquier posible revancha de algún malhechor que hayan condenado a prisión, según los medios británicos.

"Como un personaje de Star Trek"

El artífice de esta transformación en la apariencia de los jueces británicos es lord Nicholas Phillips, el más alto magistrado en los tribunales de Inglaterra y Gales, quien opina que la empolvada peluca y la anticuada vestimenta que lucen actualmente los jueces contribuyen a la percepción del público de que la justicia no está sintonía en sintonía con la vida moderna.

Lord Nicholas Phillips ha aparecido retratado este martes en los diarios con la nueva vestimenta, que ha sido diseñada por la creadora británica Betty Jackson. La modista, galardonada hace unos años con el premio de Diseñadora del año de la industria de la moda británica, ha creado una toga que sigue siendo de color negro, pero más moderna y estilizada.

El nuevo atuendo ya ha despertado las primeras críticas. Una de las editoras de moda del diario The Guardian, Hadley Freeman, cree que la nueva toga hace que los jueces parezcan "predicadores malos" o personajes del espacio. "Miren a ese pobre hombre: en vez de verse majestuoso, el máximo magistrado, Lord Phillips, se parece al hombre que vende billetes para la Experiencia de Star Trek, en el hotel Caesars Palace en Las Vegas", según Freeman.