Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton parte como favorita en las primarias de Virginia Occidental

Pese a la posible victoria de la senadora sobre Obama en las votaciones de este martes, las especulaciones sobre la retirada de su campaña presidencial van en aumento

La batalla por la candidatura demócrata a la Casa Blanca sigue este martes en Virginia Occidental, donde se celebran unas elecciones primarias decisivas para la carrera presidencial de Hillary Clinton, que a pesar de partir como favorita con una ventaja de 40 puntos sobre su rival, Barack Obama, no puede evitar que las especulaciones sobre el inminente fin de su campaña vayan en aumento.

En Virginia Occidental hay sólo 28 delegados en juego, que se repartirán de forma proporcional entre ella y Obama y que no alterarán un panorama poco favorable para la senadora. De hecho, la distancia con su contendiente es ya insuperable en la seis primarias pendientes hasta el 3 de junio.

Además, la elite del Partido Demócrata ha comenzado a cerrar filas en torno al senador por Illinois, que ha conseguido el apoyo de 26 superdelegados (personalidades del partido y funcionarios electos) en la última semana. A ese ritmo, Obama podría alcanzar los 2.025 delegados necesarios para lograr la candidatura en tres semanas, cuando estarán ya incluidos los delegados de la última ronda de primarias.

Animado por ese viento favorable, el senador ha comenzado a diseñar una estrategia para las elecciones generales del 4 de noviembre, que incluye visitas durante las próximas semanas a estados clave como Florida y Michigan.

La situación ha alimentado todo tipo de conjeturas sobre los planes de Clinton y hace que medios y analistas estén alerta ante la más mínima señal de la posible renuncia de la senadora. Sirva como ejemplo un vídeo enviado el lunes por su campaña en el que Clinton comunica a sus seguidores su intención de competir en Virginia Occidental, Kentucky y Oregón, pero en el que no menciona las últimas primarias de Puerto Rico, Dakota del Sur y Montana. Un simbólico olvido que ha sido objeto de análisis en los medios de EEUU, que se preguntan si la senadora podría anunciar su abandono el próximo martes tras las elecciones de Kentucky, en las que se espera obtenga también buenos resultados.

La propia Hillary adelantó la semana pasada que continuaría peleando "hasta que haya un candidato" y alimentó el misterio sobre su futuro durante un mitin el domingo en el que leyó la carta de una seguidora. "La carrera no acabará hasta que la dama que lleva los pantalones diga que ha acabado", rezaba la misiva.