El COI y China estudian suspender el recorrido de la antorcha olímpica

El Comité olímpico considera que sería "incorrecto" alterar el camino de la llama tras las protestas que han tenido lugar en Londres y París.- San Fracisco se blinda y modifica el itinerario

Tras las protestas registradas en Londres y París, la posible suspensión del recorrido de la antorcha olímpica está sobre la mesa del Comité Olímpico Internacional y China, aunque todavía no está claro a quién le corresponderá tomar esta decisión. El COI advirtió ayer de que la decisión sobre si continúa el relevo de la llama olímpica debería recaer sobre el país anfitrión donde se van a celebrar los Juegos Olímpicos, mientras China ha asegurado que no dará su brazo a torcer pese a la presión.

El COI tiene previsto reunirse esta semana para discutir la posible interrupción del recorrido. Será una reunión de urgencia y motivada por las numerosas protestas que llevan a cabo los manifestantes pro Tíbet, que el lunes consiguieron apagar la llama a su paso por París. Sin embargo, el jefe de la Comisión de prensa del COI, Kevan Gosper, ha puntualizado que sería "incorrecto" alterar el recorrido de la antorcha y ha dejado la decisión de limitar el relevo olímpico a China.

Más información
El COI estudia suspender el recorrido de la antorcha ante los últimos incidentes en Londres y París
'Cocina' a pleno rendimiento

"Creo firmemente que la antorcha debe ir desde la ciudad griega de Olimpia hasta el país anfitrión, y espero que el Comité Ejecutivo repase esto", ha comentado Gosper, que ha definido a los manifestantes de Londres y París como "saboteadores profesionales llenos de resentimiento y odio".

Por su parte, el portavoz olímpico chino, Sun Weide, ha asegurado que su país no se plantea suspender el recorrido. Para las autoridades chinas, los "separatistas tibetanos" son los responsables de las protestas, según ha informado la televisión oficial china.

Protestas en San Francisco

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Hasta ahora símbolo de armonía entre países, la antorcha olímpica se ha convertido en un elemento de desunión. Tras abandonar la capital francesa, donde las autoridades olímpicas tuvieron que apagar la llama en dos ocasiones, la antorcha ha llegado a San Francisco, única parada en territorio estadounidense. Y las protestas no han cesado.

La policía norteamericana detuvo el lunes a siete activistas en defensa de los derechos humanos en Tíbet. Tres de esos manifestantes escalaron 46 metros del puente Golden Gate de San Francisco y colgaron dos grandes carteles y banderas tibetanas en sus cables. Uno de ellos, Laurel Sutherlin, habló por móvil con reporteros de la BBC y aseguró que si el COI permite que continúe el recorrido de la antorcha, "manchará de sangre sus manos".

El alcalde de la ciudad, Gavin Newssom, ha reconocido que las protestas han motivado cambios en los planes para recibirla, mientras más de 500 policías han participado en la vigilancia alrededor del Aeropuerto Internacional de San Francisco. Newson ha dicho que el paseo de la antorcha, programado para hoy, sobre una ruta de 10 kilómetros a lo largo de la rambla central y en torno al Muelle del Pescador podría tener cambios. Habrá agentes de la policía alrededor de los atletas que llevarán la antorcha.

Mientras tanto, Hillary Clinton, aspirante demócrata en la carrera hacia la Casa Blanca, llamó al presidente George W. Bush para que boicotee la ceremonia de apertura de los JJ OO de Pekín si China no mejora la defensa de los derechos humanos en Tíbet.

Londres en el horizonte

El presidente de los comités olímpicos europeos, Patrick Hickey, ha confirmado por su parte que el COI podría cambiar su normativa para que no se produjeran más relevos internacionales. "Tenemos que considerar cambiar las normas para prever un tratamiento tan poco respetuoso hacia la antorcha". Según Hickey, los organizadores de Londres 2012 han optado por rechazar el recorrido tradicional y han decidido que en sus Juegos no haya un relevo internacional. Desde la Asociación Olímpica Británica, no obstante, se ha negado este punto.

El COI ha intentado mantenerse al margen durante los últimos años de las polémicas políticas que rodean a China por su incumplida promesa (realizada en 2001) de que la situación de los derechos humanos mejoraría en el país si se le concedían los Juegos, argumentando que no es una organización política.

China insiste en que la situación de los derechos humanos ha mejorado en los últimos años, y pone como ejemplo de ello que ha logrado reducir los niveles de pobreza o mejorado el acceso a la educación en las zonas rurales. Por su parte, organizaciones pro derechos humanos como Amnistía Internacional señalan que la represión política es ahora más intensa que nunca, por el ansia de Pekín de ofrecer al exterior una imagen de estabilidad.

Despliegan carteles de 'Libertad para el Tíbet' en el Golden GateVídeo: ATLAS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS