Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los huelguistas argentinos mantienen el paro pese a la oferta de diálogo de la presidenta

La huelga del campo dura ya dos semanas y está llevando el desabastecimiento a las ciudades

Los productores agropecuarios argentinos han decidido continuar con el paro a la espera de que a lo largo del día de hoy el Gobierno de Cristina Fernández concrete una propuesta de negociación en torno a la subida de la retención a las exportaciones, el detonante del conflicto iniciado hace 16 días. El discurso pronunciado anoche por la presidenta Cristina Fernández ha servido para destrabar una situación de enfrentamiento pero no ha logrado hacer que los huelguistas depongan su actitud antes de sentarse a negociar tal y como había pedido la mandataria.

En algunas carreteras los huelguistas han levantado parcialmente los cortes, pero en otros lugares las vías permanecen bloqueadas. En cualquier caso, se han producido intensos debates sobre la conveniencia o no de levantar por unas horas los cortes como gesto de buena voluntad. Hay gran expectación sobre las conversaciones que deben mantener representantes de sindicatos agrarios y del Gobierno argentino.

Mientras el desabastecimiento de carne y leche es generalizado en Buenos Aires. Aunque el paro fuera levantado hoy mismo serían necesarias al menos 72 horas para normalizar la situación. Los mercados centrales no reciben alimentos desde hace días y en el Gran Buenos Aires, los comerciantes han comenzado a sacar las mercancías de las tiendas para llevárselas a sus casas por miedo a los saqueos. En la ciudad de San Justo (Buenos Aires) los asaltos a los comercios han comenzado esta noche y la policía ha detenido a ocho personas.

Oferta de diálogo

Por tercera noche consecutiva, el sonido de las cacerolas ha vuelto a Buenos Aires, donde cientos de personas han protestado contra la política económica de la presidenta, pese al intento fracasado de frenar la huelga del campo. Ha sido la respuesta inmediata a un discurso de la presidenta ante cientos de sus seguidores congregados en un centro de convenciones de la capital argentina y en un discurso televisado a todo el país.

"Humildemente les pido que levanten el paro para dialogar", ha dicho Cristina Fernández, poniendo la pelota en el campo de los productores agropecuarios al asegurarles que está dispuesta a negociar sobre la subida de las retenciones a las exportaciones siempre y cuando las organizaciones agrarias levanten el paro.

Tensión con los transportistas

Ayer, la tensión se trasladaba a numerosos puntos de bloqueo a lo largo de la geografía argentina, escenario de discusiones entre los huelguistas y camioneros que quieren romper los bloqueos. En Córdoba se produjeron graves incidentes, cuando varios camioneros embistieron tiendas de campaña levantadas por los huelguistas. La gendarmería sí que ha actuado en cambio en otros puntos para abrir las rutas, lo que le ha valido duras críticas.

La tensión es máxima entre el campo y los sectores que le apoyan en Buenos Aires y los sectores favorables al Gobierno. Como muestra el líder piquetero oficialista Luis D'Elía ha hecho unas declaraciones que no necesitan comentario: "Lo único que me mueve es el odio contra la puta oligarquía. No tengo problemas en matarlos a todos".