Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cheney: la paz en Oriente Próximo requerirá "dolorosas concesiones"

El vicepresidente de EE UU se reúne con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbás, después de que Hamás y Al Fatáh hayan llegado a un principio de acuerdo

El vicepresidente estadounidense, Dick Cheney, instó hoy a las partes implicadas en el conflicto israelo-palestino a realizar "dolorosas concesiones" para alcanzar la paz, tras la visita realizada a la ciudad cisjordana de Ramala, donde se reunió con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

Ambos se encontraron poco después de que se supiera que Al Fatá y Hamás habían alcanzado un principio de acuerdo de reconciliación para devolver la estabilidad a la región. Ninguno de los dirigentes realizó comentarios al respecto.

No obstante, Cheney declaró que la visión del presidente estadouidense, George W. Bush, sobre la posibilidad de que un Estado palestino se desarrolle en paralelo a Israel "necesitará de tremendos esfuerzos en la mesa de negociación, así como de dolorosas concesiones por ambas partes".

"También requerirá de una determinación para derrotar a aquellos que están comprometidos con la violencia y que rechazan el derecho básico de Israel a existir", declaró el vicepresidente.

En este sentido, Cheney repitió "el rechazo y la condena estadouidense contra el lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza contra las comunidades del sur de Israel".

Principio de acuerdo entre Hamás y Al Fatáh

Hamás y Al Fatah, las dos facciones palestinas enfrentadas a muerte desde el pasado mes de junio, han abierto la vía para sellar la paz. Representantes de ambos bandos han acordado en Saná, capital de Yemen, retomar el diálogo para "volver a la situación anterior a los incidentes de Gaza". Esos incidentes, en junio de 2007, terminaron con la conquista por la fuerza de Gaza por parte de Hamás, tras días de enfrentamientos que se cobraron decenas de vidas. Tras la toma de la franja la Autoridad Palestina, controlada por Mahmud Abbas, líder de Al Fatah, se desvinculó de Hamás y disolvió el Gobierno.

Hoy, las dos facciones se han comprometido a retomar el diálogo en un acuerdo de reconciliación patrocinado por Yemen. "Nosotros, los representantes de Al Fatah y Hamás, aceptamos la iniciativa yemení como marco para retomar el diálogo entre ambos movimientos para devolver la situación palestina a como estaba antes de los incidentes de Gaza", dice la declaración de Saná, firmada por el negociador principal de Hamás, Mussa Abu Marzuk, y el responsable de Al Fatah Azzam al Ahmed. En la declaración también se reafirma la "unidad del pueblo, el territorio y la autoridad palestinos".

El plan yemení incluye también la celebración de elecciones entre los palestinos, la creación de un nuevo Gobierno de unidad y la reforma de las fuerzas de seguridad palestinas, origen de la disputa entre ambas facciones. Según un responsable de Hamás en Gaza, las conversaciones comenzarán el próximo 5 de abril.

Las conversaciones entre ambos representantes fueron patrocinadas la semana pasada por el presidente yemení, Ali Abdullah Saleh, y han estado a punto de descarrilar varias veces. El objetivo es que ambos bandos vuelvan a la situación anterior a la toma de Gaza por los islamistas de Hamás. En junio del año pasado, tras unos enfrentamientos que se saldaron con decenas de muertos, Hamás, considerado por la UE y EE UU como grupo terrorista, se hizo con el control de Gaza. La respuesta de la autoridad palestina fue la disolución oficial del Gobierno encabezado por Ismail Haniya, aunque éste sigue gobernando de facto en la franja. Israel decretó un duro embargo contra Gaza, mientras Al Fatah pedía un nuevo Gobierno de unidad que no prosperó.