Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia advierte a Irán de que puede respaldar nuevas sanciones en la ONU

En un cambio en la posición que ha mantenido Moscú en este tema, su embajador ante la ONU pide a Teherán que suspenda el enriquecimiento de uranio en los próximos días

En lo que parece un endurecimiento de la posición que ha mantenido hasta ahora, Rusia ha advertido hoy a Irán de que podría respaldar una nueva serie de sanciones de Naciones Unidas sobre su programa nuclear, a menos de que Teherán detenga el enriquecimiento de uranio en los próximos días. Esta semana debía votarse en el Consejo de Seguridad una nueva resolución sancionadora contra Irán, pero finalmente no habrá votación esta semana, ya que el texto está siendo todavía perfilado por los redactores para lograr un acuerdo unánime.

Estados Unidos, Reino Unido y Francia están presionando para imponer nuevos castigos a Irán, que, según afirman, está buscando adquirir un arma nuclear, acusaciones negadas por la República Islámica, que mantiene que su programa sólo tiene fines pacíficos.

"Si Irán no pone fin en los próximos días a sus actividades de enriquecimiento de uranio de su proyecto de agua pesada, entonces sí, Rusia se ha comprometido a apoyar la resolución que fue redactada el pasado mes", ha dicho el embajador ruso ante la ONU, Vladimir Churkin, a los periodistas en Nueva York a través de una videoconferencia. "Rusia está insistiendo constantemente para que el Consejo de Seguridad (de la ONU) adopte ciertas sanciones contra Irak", ha asegurado Churkin, sin especificar en qué consistirían.

En todo caso, es la señal más contundente de un endurecimiento de la posición de Rusia hacia Teherán, especialmente después de que los iraníes lanzaran un nuevo misil de largo alcance. En este sentido, ha pedido a Irán que colabore con el Organismo Internacional de la Energía Atómica de la ONU. No obstante, Rusia se ha venido mostrando contraria a que se impongan sanciones económicas al régimen de Mahmud Ahmadineyad puesto que Rusia tiene un importante flujo comercial con Teherán, que incluye armas, combustible nuclear e incluso la construcción de plantas nucleares.

La nueva resolución, que iba a votarse esta semana, redactada por Francia y Reino Unido, incluye la congelación de activos iraníes en el extranjero y la prohibición de visados para personalidades del régimen de Teherán. También amplía el número de empresas iraníes afectadas por las sanciones.