Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU intenta que la UE acepte la presencia de agentes armados en los vuelos transoceánicos

Exige también datos sobre pasajeros que sólo sobrevuelen territorio estadounidense a cambio de seguir sin exigir visados a los europeos

El Gobierno de EE UU presiona a los miembros de la UE para endurecer las medidas de seguridad en los vuelos transatlánticos, incluyendo la presencia de agentes armados en los vuelos que salgan de Europa hacia EE UU en compañías estadounidenses. Además, pedirá los datos personales de los pasajeros de vuelos que sobrevuelen el espacio aéreo estadounidense, aunque no tengan el país como destino.

EE UU ha enviado un documento a cada uno de los gobiernos de los Veintisiete para presionarles para que firmen un nuevo paquete de medidas de seguridad en vuelo. A cambio de que Europa acepte estas nuevas medidas, EE UU mantendría su política de no exigir visados de entrada en el país a los ciudadanos de la UE ?sólo los exige para los últimos 12 socios incorporados. Bruselas califica la oferta de "chantaje" y entiende que es "problemática".

Sobre los datos de pasajeros que sobrevuelen EE UU, la Asociación Europea de Líneas Aéreas, que representa a 31 compañías, ha respondido que no hay "base legal" para exigir esos datos.

Además de los agentes armados y los datos de pasajeros de vuelos que sobrevuelen EE UU, Washington pide que las líneas aéreas le suministren los datos de las personas autorizadas a pasar a la zona de embarque, aunque no vayan a viajar, por ejemplo, cuidadores para niños que viajen solos o ayudantes para personas discapacitadas. Las compañías califican de "absurda" esta exigencia.

Todas estas exigencias se contienen en un documento de 10 páginas que EE UU está negociando o pretende negociar con los gobiernos europeos, según han declarado fuentes diplomáticas europeas citadas por el diario The Washington Post. EE UU ya está negociando estas medidas con los nuevos miembros de la UE, procedentes del este, a los que mantiene la exigencia de visado.

Un paso más: según informa el diario The Washington Post, el departamento de Seguridad Interior de EE UU planea ira más allá en unos meses imponiendo un nuevo sistema para los europeos que viajen a EE UU según el cual los viajeros tendrán que rellenar una solicitud por Internet para entrar al país, antes de comprar o reservar un billete, un proceso que podría alargarse varios días.

Todas estas exigencias se añaden a las que ya ha aceptado la UE, que incluyen la recopilación de datos personales muy exhaustivos para que EE UU obtenga los perfiles de potenciales terroristas. Desde hace unos meses, como parte de un programa de intercambio de datos con el objetivo de para combatir el terrorismo, la UE está suministrando a las autoridades estadounidenses 19 datos sensibles de los pasajeros. Ahora EE UU pretende ir más allá, lo que probablemente levantará discrepancias entre los miembros de la UE.

Según fuentes europeas citadas por The Guardian, EE UU intenta firmar con la República Checa la implantación de estas medidas, ya que hay una amplia colonia checa en EE UU. Para ello, un funcionario del departamento de Seguridad Nacional se encuentra en Praga, de forma que Chequia actúe como caballo de Troya europeo. Por su parte, Bruselas pide a los miembros de la UE que no firmen acuerdos bilaterales con Washington sobre el tema, para poder tener una posición común más fuerte. En cualquier caso, si EE UU persiste en sus exigencias, la UE podría responder con la misma moneda: exigir visados a los ciudadanos estadounidenses que viajen a Europa.

La ministra negó que EE UU haya hecho una "amenaza explícita" en ese sentido aunque reconoció que hay "una vinculación potencial". Las negociaciones de EE UU con los europeos están más avanzadas en el caso de los países de la Europa del Este, ya que los nuevos miembros quieren que Washington exima a sus ciudadanos de la necesidad de visado y están dispuestos a aceptar a cambio medidas de seguridad.

"Desgraciadamente parece que serán necesarios en el futuro los agentes armados en los vuelos", ha reconocido, por ejemplo, el ministro checo de Asuntos Exteriores, Karl Schwarzenberg. Los checos son los que más próximos están a la firma de un acuerdo al respecto, y, según The Guardian, Bruselas está furiosa por el hecho de que algunos países negocien por su cuenta, lo que impide adoptar una postura común frente a Washington.

Bruselas también está muy descontenta con una nueva exigencia de Washington: la de que comunique a las autoridades norteamericanas los datos de los pasajeros en los vuelos desde Europa a terceros países pero que utilicen el espacio aéreo norteamericano. La entrega de los datos de los viajeros que vuelan a EEUU está ya regulada por la UE desde el pasado verano, pero esa última exigencia va más allá.