Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

McCain gana el apoyo de Schwarzenegger

Las preferencias en el bando republicano se inclinan cada vez con más fuerza hacia el senador por Arizona, quien también recibió el respaldo del ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani

Los Angeles / Simi Valley

John McCain sigue sumando apoyos. En esta oportunidad ha sido el popular gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, quien anunció que respaldará la candidatura del senador por Arizona, un impulso clave en un estado crucial en su carrera para ganar la nominación de su partido a la Casa Blanca.

California es un ansiado premio entre los 24 estados en los que se celebrará el supermartes, el 5 de febrero, y McCain ya está liderando allí las encuestas. Schwarzenegger, un republicano que gobierna como centrista en un estado que ha votado a los demócratas en las últimas elecciones presidenciales, ha citado la capacidad de McCain de trabajar con ambos grupos políticos, demócratas y republicanos, como la principal razón del por qué de su respaldo.

Schwarzenegger ha hecho el anuncio acompañado de McCain y Giuliani y ha afirmado que el senador ha probado "una y otra vez que está atravesando el pasillo para conseguir que las cosas se hagan".

"Él es un gran héroe estadounidense y un líder extraordinario. Por esto es que le respaldo para que sea nuestro próximo presidente de Estados Unidos", ha dicho la carismática estrella de Hollywood convertida en político. Schwarzenegger ha explicado a los periodistas que se decidió a respaldar a McCain después de que Giuliani, otro republicano moderado del que el antiguo actor también ha mostrado su admiración, se retirara de la carrera por la Casa Blanca y anunció su apoyo a McCain ayer miércoles.

"Todo es culpa de Rudy. Los dos son mis amigos y es por eso que realmente no me gusta respaldar a nadie (...) sentí que era mejor para mí quedarme al margen".

Sin embargo, a pesar de agradecer el apoyo de Schwarzenegger, un político considerado independiente, McCain ha recalcado que espera contar con los votos de los conservadores tradicionales republicanos. "Necesitamos que todas las partes de nuestro partido se unan si queremos ganar en noviembre", ha dicho.

McCain ha anunciado que hoy también recibirá el respaldo del gobernador republicano de Texas, Rick Perry. Texas es un estado tradicionalmente conservador y es muy importante para las aspiraciones de McCain.

Un debate acalorado

Antes de la foto con Giuliani y Schwarzenegger, McCain protagonizó un acalorado debate con sus compañeros candidatos en los que se evidenciaron sus profundas diferencias con Mitt Romney sobre la estrategia en Irak, en un choque que se repitió con el problema de la inmigración y sus capacidades para dirigir el país.

Los dos candidatos monopolizaron un debate, el último para ambos contendientes previo al supermartes y en donde las ganas por demostrar cuál de todos los aspirantes posee un perfil más conservador eclipsaron los demás temas. Romney dijo que McCain "jugó sucio" al acusarle de apoyar una fecha de retirada para las tropas desplegadas en Irak justo antes de la celebración de las primarias en Florida.

El senador por Arizona ha recordado al candidato mormón que apoyó la retirada de las tropas cuando dijo en abril que los gobiernos de EE UU e Irak deberían establecer "calendarios" que no se hicieran públicos.

"Calendarios es la palabra tras las que se ocultan quienes desean la salida de Irak", dijo McCain. El ex gobernador de Massachusetts aseguró que no apoya la retirada de las tropas. "¿Cómo es que es usted el experto en mi posición?", preguntó dirigiéndose a McCain.

La discusión tuvo lugar en la biblioteca-museo de Simi Valley (California), donde reposan el cuerpo del ex presidente Ronald Reagan y la mayor parte de los objetos relacionados con su legado.

Los dos principales candidatos republicanos eclipsaron a los demás participantes: Mike Huckabee y Ron Paul. Desde el primer momento el debate se transformó en una lucha de poder a poder entre McCain y Romney, ante unos Huckabee y Paul un tanto desdibujados que, no obstante, supieron aprovechar sus escasos momentos de protagonismo.

Inmigración

McCain asestó un duro golpe al expediente de Romney al mantener que durante su mandato como gobernador, "el índice de creación de puestos de trabajo (en Massachusetts) fue el tercer peor del país". Por su parte, Romney puso especial énfasis en la inmigración y señaló que "quien llega al país como ilegal debe volver a su casa y esperar la cola como los demás que también quieren estar aquí".McCain aseguró simplemente que para el pueblo estadounidense "reforzar la frontera es la principal prioridad".

Huckabbe, el candidato que presume ser más conservador, no se quedó atrás en este tema: "Si no construimos un muro seguro y simplemente tenemos la puerta abierta por donde la gente puede entrar y salir a su antojo, nunca vamos a solucionar este problema con efectividad".

La lucha por ser más conservador

La pregunta central que rodeó la discusión fue: ¿cuál de todos los candidatos es el más conservador?

Romney enumeró una larga lista de razones por las que, en su opinión, McCain no respondía a ese perfil, como el hecho de haber votado en contra del recorte de impuestos promovido por el presidente, George W. Bush.

El ex gobernador concluyó su exposición con la afirmación: "Si recibes el apoyo del New York Times, probablemente es que no eres conservador". A lo que McCain contestó: "Déjeme decirle, gobernador, que he recibido el apoyo de los dos periódicos de su ciudad natal".