Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pospuesto hasta mañana el diálogo entre el Gobierno y la oposición de Kenia

Las conversaciones se han aplazado ya que los negociadores del presidente Mwai Kibaki no han respondido a las peticiones del mediador, Kofi Annan

El Gobierno y la oposición de Kenia, que comenzaron hoy las negociaciones para intentar sacar al país de su peor crisis desde que consiguió la independencia en 1963, han pospuesto el diálogo hasta mañana porque el Partido de Unidad Nacional (PNU), que lidera el presidente Mwai Kibaki, aún no ha respondido a las propuestas presentadas por el mediador, Kofi Annan, para tratar de superar las diferencias.

"Estamos esperando que el PNU entregue su respuesta a las propuestas de Annan. No sabemos por qué se están demorando tanto", ha dicho a la agencia EFE Salim Lone, portavoz del opositor Movimiento Democrático Naranja (OMD).

La violencia étnica se ha adueñado del país con unas elecciones presidenciales fraudulentas como desencadenante. Gracias a la mediación del ex secretario general de la ONU Kofi Annan, tres representantes del presidente, Mwai Kibaki, se han reunido hoy con otros tres del líder del Movimiento Democrático Naranja, Raila Odinga, para discutir una serie de propuestas lanzadas por Annan.

Ayer, Annan, que se desplazó la semana pasada a Kenia para mediar entre Gobierno y oposición, instó a las dos partes a hacer "todo lo posible" para restablecer la calma. Sus palabras no tuvieron demasiado eco ayer entre la población, ya que unas 30 personas murieron en los enfrentamientos entre las distintas etnias. En total, cerca de 900 personas han muerto en la oleada de violencia desatada tras las elecciones del 27 de diciembre, en las que resultó reelegido Kibaki, aunque tanto la oposición como los observadores internacionales denunciaron un fraude masivo en el recuento.

La violencia, en teoría política, es predominantemente étnica, sobre todo entre dos de las etnias más populares del país: los lúo -la etnia del líder opositor Odinga- y los kikuyu -la de Kibaki.

Los seis representantes de Kibaki y Odinga discutirán en Nairobi una serie de propuestas esbozadas por Annan y sus ayudantes, entre los que están el ex presidente de Tanzania Benjamin Mkapa y la esposa de Nelson Mandela, Graça Machel. Annan dio a los representantes un plazo de cuatro semanas para encontrar un arreglo que resuelva la crisis política que ha originado la ola de violencia.

Medidas duras contra la violencia

Por su parte, las autoridades kenianas han advertido hoy que actuarán de forma más contundente para frenar la espiral de violencia en la que se ha sumido el país desde el día de las elecciones el 27 de diciembre.

El ministro de Seguridad Interna, Goerge Saitori, ha dicho que la policía no tolerará más violencia y ha asegurado que despejarán los caminos de los bloqueos de los violentos, y mantendrán abiertas las líneas férreas.

"Hemos decidido actuar duro esta vez. No vamos a permitir que los criminales y los violentos anden a sus anchas", ha afirmado.