Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Annan: "La violencia en Kenia es más étnica que política"

La policía de Kenia encuentra 16 cadáveres en las calles de Nakuru

Kenia está lejos de alcanzar la calma pese a la mediación del ex secretario de Naciones Unidas, Kofi Annan. Con más de 700 muertos desde las pasadas elecciones generales del 27 de diciembre, las cifras siguen aumentando. La policía keniana ha encontrado hoy 16 cadáveres en las calles de Nakuru, ciudad donde las autoridades tuvieron que imponer un toque de queda por los violentos choques entre las etnias kalenjin, que apoyan al líder opositor Raila Odinga, y kikuyu, a las que pertenece el presidente Mwai Kibaki. Los cuerpos han aparecido con heridas mortales hechas por machetes y flechas. De hecho, Annan ha alertado de que la violencia en Kenia es "más étnica que política".

Ante esta situación, el ex secretario general de Naciones Unidas ha hecho un llamamiento para investigar los "flagrantes y sistemáticos abusos" cometidos en Kenia. Después de visitar varias zonas del país afectadas por la violencia, Annan ha asegurado que es "esencial que los responsables sean detenidos". En declaraciones a los medios de comunicación en Nairobi, Annan, que actúa como mediador en la crisis keniana, ha pedido al Gobierno que "haga lo que pueda para mejorar la seguridad".

En su viaje por el país, Annan ha visto una "situación dramática", pero entiende que es debida más conflictos étnicos que políticos. Acompañado por el ex presidente de Tanzania, Benjamin Mkapa, y por la ex primera ministra de Mozambique y esposa de Nelson Mandela, Graça Machel, Annan ha dado una breve rueda de prensa en Nairobi donde ha expresado su "consternación por la situación desastrosa que había visto en el Valle del Rift", escenario de los peores brotes de violencia en el país.

El ex secretario general de la ONU explicó que habían observado un cambio en cuanto a la naturaleza de los incidentes violentos en Kenia. "No se trata de la ira de los ciudadanos furiosos por los resultados de las elecciones generales", ha dicho Annan, al destacar que "ahora es otra cosa, una violencia más étnica que política".

Annan encabeza un grupo de personalidades encargado de mediar entre el Gobierno keniano de Mwai Kibaki y el líder opositor Raila Odinga, del Movimiento Democrático Naranja (ODM). Según Annan, tiene "pruebas de las numerosas violaciones de los derechos humanos que se están cometiendo en aquella región". El Valle del Rift es el feudo político de Raila Odinga y bastión de los lúos, tercera influencia tribal de Kenia y de la que procede Odinga.

Según fuentes policiales y de Naciones Unidas, las víctimas de la ola de violencia que está sacudiendo el país son mayoritariamente kikuyus, la etnia más numerosa del país y a la que pertenece Kibaki Los choques entre clanes y facciones arrojan un balance actual de 800 muertos y más de 250.000 desplazados.

En cuanto a la situación política, Annan ha destacado que "los líderes políticos tienen la obligación de ponerse de acuerdo para que Kenia no siga en esta crítica situación dentro de cinco años". Para ello, seguirá unos días más en el país. Igualmente, ha llamado al Gobierno a establecer las medidas necesarias para "garantizar la seguridad esencial de cualquier ciudadano en estos momentos terribles".