Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 14 muertos en combates entre la policía y una oscura secta chií en Irak

Los Soldados del Cielo han atacado varias comisarías de policía.- La violencia amenaza la festividad chií de la 'Ashura'

Al menos 14 personas han muerto y 53 han resultado heridas en enfrentamientos entre la policía y una secta mesiánica chií autodenominada Soldados del Cielo en las ciudades de Basora y Nasiriya, en el sur de Irak. Según fuentes de la policía local, el número de muertos podría llegar a "decenas".

"Decenas de partisanos" de la secta, liderada por Ahmed al Hassani Al Yamani, un siniestro personaje que se autoproclama "mesías", han muerto en los enfrentamientos con la policía y el ejército iraquí, informa la agencia France Presse citando fuentes policiales. Al parecer, uno de sus jefes está entre los fallecidos. Los combates se han desencadenado a mediodía en la ciudad de Basora, la segunda ciudad más importante de Irak, situada en el sur y por donde sale la mayor parte del petróleo iraquí.

Al parecer, los miembros de la secta han atacado desde varios vehículos y armados con metralletas, varias comisarías de Nasiriya, donde la respuesta policial se ha llevado por delante a 10 atacantes y ha causado 53 heridos. En Basora, los enfrentamientos se han cobrado la vida de tres agentes y de un civil y dos policías más han resultado heridos. También aquí, los Soldados del Cielo han llevado a cabo una serie de ataques relámpago con ametralladoras. Según fuentes del Gobierno iraquí, los Soldados del Cielo planeaban asesinar a líderes chiíes.

Según el jefe de la policía de la provincia, el general Abdul Jalil Khalaf, "aún hay duros combates en el centro de Basora", aunque la intensidad ha ido decreciendo. "Han ido atacando a las fuerzas de seguridad y luego desaparecían", ha comentado, señalando que helicópteros del ejército iraquí han acudido a la zona para cazar a los atacantes que hayan podido huir.

Estos enfrentamientos son el examen más exigente que han tenido que afrontar las fuerzas de seguridad iraquíes desde que Reino Unido les entregara la responsabilidad del orden en la provincia el mes pasado. Los ataques se producen mientras se celebra la festividad de la Ashura, la más sagrada del chiísmo, que conmemora el martirio del Imán Husein, uno de los nietos de Mahoma, hace 1.300 años a manos de los Omeyas suníes. El punto álgido de la celebración se celebra este fin de semana, sobre todo en la ciudad iraquí de Kerbala, donde se encuentra el mausoleo en el que reposan los restos de Husein y donde hay ya concentradas más de dos millones de personas.

Hace justo un año, en plena celebración de la Ashura, enfrentamientos similares entre los Soldados del Cielo y los agentes se cobraron la vida de 300 personas, cuando los miembros de la secta planearon un ataque a la ciudad santa de Nayaf. Las autoridades iraquíes han tomado medidas especiales de seguridad para que no se repitan incidentes violentos, con el despliegue de 24.000 policías y soldados en Nayaf y en Kerbala.