Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush rechaza las acciones de Israel que "puedan socavar el trabajo de Abbas"

El presidente de EE UU reitera en Ramala las conclusiones de la cumbre Annapolis al esperar un acuerdo de paz antes de finales de año.- Pide el fin de la ocupación de los territorios palestinos

El presidente de EE UU, George W. Bush, ha dicho hoy en Ramala que se opone a las acciones de Israel que puedan "socavar" el trabajo de las fuerzas de seguridad palestinas. El presidente estadounidense ha reiterado que no comparte las medidas de seguridad israelíes si éstas pueden entorpecer a la labor del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas.

En una rueda de prensa ante decenas de periodistas, Bush ha comparecido acompañado de Abbas. Durante poco más de media hora, ambos mandatarios han comentado diversos asuntos sobre el conflicto entre Palestina e Israel. El presidente estadounidense ha dicho que está seguro de que israelíes y palestinos alcanzarán un acuerdo de paz antes de que termine su mandato a finales de este año, un anuncio que coincide con las conclusiones de la cumbre de Annapolis, que tienen como objetivo la creación de un estado palestino en un ambiente de paz antes de 2009.

Asimismo, el presidente norteamericano ha repetido en varias ocasiones que está "convencido" de que la paz se alcanzará por "el camino de la libertad" y ha instado a Abbas a seguir trabajando contra el extremismo. Bush y Abbas han estado de acuerdo en hacer frente a Hamás, que controla la franja de Gaza. El propio presidente de la Autoridad Palestina ha calificado la llegada de Hamás al poder de "golpe de estado", mientras el presidente norteamericano ha reconocido la labor de las fuerzas de seguridad palestinas aunque ha solicitado su "modernización" para luchar contra los extremistas.

Abbas ha pedido a Bush una "solución justa" de los refugiados como requisito previo para la consecución de la paz y ha señalado que "asentamientos son obstáculos" para las negociaciones. "Señor presidente, la paz mundial empieza aquí, en tierra santa", ha dicho el mandatario palestino cuando se ha referido a la necesidad de alcanzar un acuerdo definitivo. Abbas ha asegurado además que las negociaciones bilaterales con los israelíes volverán a recuperarse en un futuro muy próximo.

Fin a la ocupación de los territorios palestinos

A su vuelta a Jerusalén, Bush ha dicho que Israel debe terminar la ocupación de los territorios palestinos iniciada con la guerra de 1967, pero ha matizado que el futuro Estado palestino debe reflejar "la realidad" sobre el terreno.

En declaraciones ofrecidas desde el Hotel Rey David, donde se aloja desde ayer, Bush ha explicado su visión sobre el "punto de partida" de las negociaciones.

"Debe ponerse fin a la ocupación que comenzó en 1967", ha afirmado. El resultado de las conversaciones debe ser un estado que será la patria de los palestinos, mientras que Israel es la patria de los judíos, ha explicado. "Estas negociaciones deben garantizar que Israel tiene fronteras reconocidas internacionalmente y seguras, y deben garantizar que el Estado de Palestina es viable, contiguo, soberano e independiente".

Desde Washington, la Casa Blanca ha anunciado por su parte el nombramiento del general William Fraser para supervisar el cumplimiento de la Hoja de Ruta del proceso de paz entre israelíes y palestinos.

Gran dispositivo de seguridad

Se trata de la primera visita de un presidente de EE UU a Ramala. Bush ha llegado protegido por un impresionante dispositivo de seguridad a la Mukata, sede del presidente palestino. Al ser preguntado sobre los controles de seguridad israelíes en Cisjordania, Bush ha dicho que entiende el sufrimiento de la población pero que sus 45 coches "no han sido parados al entrar".

Los vecinos en la zona, donde tiene su sede el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, tenían orden de la Policía de permanecer en sus casas, que se han registrado, y de no salir a sus balcones ni andar por la calle.

Antes de emprender el viaje a Ramala, donde también lo esperaban esta mañana el primer ministro palestino Salam Fayad y varios de sus colaboradores, Bush conversó en el hotel donde se hospeda en Jerusalén con el jefe de la oposición parlamentaria israelí, Benjamín Netanyahu, líder del Partido Likud, del sector nacionalista de derecha.

Bush ora en la Iglesia de la Natividad

El presidente de EEUU, George W. Bush, ha confesado hoy sentirse emocionado tras una visita a la Iglesia de la Natividad en Belén, el lugar donde la tradición dice que nació Jesús, y ha dicho que imaginó un futuro de libertad para los palestinos en un estado democrático, según informa EFE.

Bush, un metodista devoto, y la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, encendieron velas y guardaron silencio en la gruta del subsuelo de la Iglesia, donde se cree que se refugiaron María y José hace 2.000 años para tener un niño.

"Ha sido una experiencia emocionante para mí y para mi delegación", ha dicho Bush a la salida del templo. "Para aquellos que practican la religión cristiana, realmente no hay un lugar más sagrado que el sitio donde nació nuestro Salvador".

Más información