Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La violencia se apodera de Kenia tras la jura del presidente Kibaki

El último balance eleva a 124 la cifra de muertos.- La policía obliga a los ciudadanos a permanecer en sus casas

El ambiente de tensión en Kenia tras los disturbios provocados por las elecciones presidenciales está lejos de disminuir, y las muertes se suceden desde que el domingo Mwai Kibaki juró como presidente en la disputa política más importante de la historia del país.

Un reportero de la cadena BBC ha informado de que al menos 43 cadáveres con heridas de bala han sido ingresados en una morgue del oeste de Kenia, en Kisumu, feudo de los opositores de Raila Odinga.

Sin embargo, el último balance hecho público eleva la cifra a 124 muertos, sumando las pérdidas por distintos puntos del país entre el domingo y ayer. La agencia Reuters ha informado, a través de testigos, que sólo en la barriada de Korogocho, en la ciudad de Nairobi, han aparecido más de dos decenas de cuerpos tirados por las calles. La violencia en la capital keniana ha obligado a las autoridades ha endurecer las medidas de seguridad. La policía ha ordenado a los ciudadanos a permanecer en sus hogares y ha informado que disparará contra los manifestantes y todo aquel que abandone su vehículo sin previa autorización policial.

Mientras el caos reina en el país, el ambiente político ha sido un cruce de declaraciones. En su última comparecencia pública, el líder de la oposición, Raila Odinga, ha llamado a los ciudadanos a participar en una manifestación masiva el próximo 3 de enero.

Raila Odinga había afirmado no sentirse "intimidado" por las amenazas de que puede ser detenido y había señalado que el presidente Mwai Kibaki ha sido reelegido "con un millón de votos fraudulentos".

"No nos vamos a esconder, no estamos intimidados", ha declarado Odinga a varios periodistas extranjeros en la sede de su partido, el Movimiento Democrático Naranja (ODM).

Odinga ha convocado a sus partidarios para que se reúnan hoy en un parque de esta capital con el fin de asumir como "presidente del pueblo", un día después de que Kibaki fuera proclamado vencedor de los comicios del jueves y prestara juramento como jefe de Estado.

En la sede de la ODM había sólo periodistas extranjeros. El Gobierno dictó el domingo por la noche la interrupción de las emisiones en directo de la radio y televisión "por motivos de seguridad", y la información que se difunde es muy escasa. Mientras, la policía ha prohibido el acto que Odinga ha convocado para hoy en el parque Ujuru y ha amenazado con arrestar a quienes concurran a la cita. El lugar está resguardado por dos batallones de la Policía Militar.